La Unidad de mama del Hospital Virgen Macarena ha realizado sesiones formativas sobre la prevención del linfedema dirigidas a 210 mujeres a las que se ha practicado una cirugía radical por cáncer de mama. Desde su creación esta consulta se ha consolidado como herramienta de calidad en el Proceso Integrado del Cáncer de mama y realiza una intensa actividad sobre prevención del linfedema (edema producido por una obstrucción en los canales linfáticos del organismo) del miembro superior afectado. En el transcurso de estos encuentros formativos se orienta a las mujeres sobre las pautas de autocuidado, ofreciendo una atención personalizada junto a la de su cuidador principal (pareja, madre, hijo, hermano); conjugándola además con la organización de grupos  homogéneos de pacientes y cuidadores, aplicando técnicas de terapia de grupo, y motivando a las pacientes a que expresen sus emociones para disminuir la ansiedad, y ofreciendo consejos estéticos.

La consulta de Enfermería Postquirúrgica de la Unidad de mama constituye una garantía para que no disminuya ni se deteriore la calidad de los cuidados de las pacientes tras su alta hospitalaria. Teniendo en cuenta que estas personas abandonan el centro en un plazo de 24-48 horas tras la intervención, se les facilita desde el mismo día del alta el teléfono de la consulta a la que pueden dirigirse para cualquier información con respecto a su proceso y cuidados. De esta manera no se pierde el vínculo tras su marcha a domicilio, realizándose revisiones, vigilancia y seguimiento de drenajes, serómas, hematomas y detección de riesgo de complicaciones posteriores. La calidad de vida posterior a todo el proceso de tratamientos quirúrgicos, quimioterapia y radioterapia de estas pacientes, va a estar relacionada y probablemente determinada, entre otros factores, por la calidad en la atención recibida y percibida por la paciente, en cuanto a una información detallada en todas las fases de su tratamiento.

Es en esta línea de trabajo, donde la consulta de enfermería de la Unidad de Mama desarrolla su programa de asesoramiento que pretende minimizar las secuelas y los efectos secundarios de dichos tratamientos. La consulta de Enfermería Postquirúrgica trabaja en ser referente de este tipo de pacientes y actualmente es punto de encuentro donde se aglutina la información de todo el equipo multidisciplinar que interviene en el proceso de cáncer de mama, además de enlace con otras unidades habituales para programación quirúrgica y posterior control de complicaciones así como detecciones de riesgo, como son la coordinación con las especialidades de Cirugía Plástica, Radioterapia oncológica, Rehabilitación, y Psico-oncología…

Para Rosario Domínguez, enfermera responsable de la consulta y experta en senología, «las intervenciones-enfermeras pretenden ofrecer una atención personalizada, utilizando estrategias para favorecer el afrontamiento, facilitando la escucha activa y la fluidez en la comunicación, motivo que determina en buena medida que las pacientes sigan acudiendo a consultar cualquier incidencia en el transcurso de los meses posteriores tras haber sido intervenidas».