Ya está todo a punto para que este viernes los vecinos de la barriada de Pío XII reciban por sus calles  la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno de las Lágrimas de la Asociación Cofrade y Cultural de Pío XII con sede en el oratorio situado en la calle Crisantemo nº3.

Vecinos y curiosos ya se acercan a la carpa situada en la Plaza de Pío XII, un socio relata la preparación previa a la salida procesional, «en primer lugar montamos la carpa con el herraje, los toldos, todo el que quiera puede echar una mano, siempre la solíamos montar a mediados de semana, pero este año se ha instalado un día para que no nos coja el toro y así poder tener las puertas abiertas, a partir de ahí, los faldones del paso, las flores es lo último que se monta, se han traído esta misma noche, los guardabrisas también se colocan un día antes, ahora estamos recogiendo, limpiando un poco y esperando a que la gente pueda venir a verlo, la cuadrilla formada por 60 costaleros llega a las 4 de la tarde y ya a las 6 comienza la salida».

Esta agrupación se fundó en el año 2009, surge a partir de la Cruz de Mayo creándose esta asociación como entidad y ubicándose en el oratorio de la calle Crisantemo ambas imágenes se sitúan en su interior, Nuestra Señora de la Pasión y Nuestro Padre Jesús Nazareno de las Lágrimas. La imagen irá acompañada de la Cruz de Guía del Cristo del Amor de Guadalcanal, de 30 a 40 cirios en el estandarte, detrás del paso le acompañará la Banda de Nuestra Señora de la Victoria de Arahal, con la imagen del escultor del barrio José Luis Cepeda.

Desde hace cinco años los miembros de esta entidad, alrededor de 420 socios han trabajado para que sus imágenes procesionen por el barrio siendo el símbolo de Pío XII y creando devoción entre sus vecinos. Juan Miguel Lillo, representante de la asociación explica que este día lo viven con nervios e ilusión, «esta es una jornada de celebración, nuestro gran día, todos los socios vivimos de manera especial esta salida procesional, los vecinos llenan las calles a su paso por la imagen del Cristo de las Lágrimas».