36 años y de La Barzola. Coordinadora de voluntarios en la Fundación Gerón y «vendedora de coplas». Afable, sencilla y, sobre todo, solidaria. Así es María Antonia Tenorio. Su rostro y nombre ya son conocidos más allá de su barrio de La Macarena. Es una de las concursantes de la sexta edición del programa «Se llama copla» que se emite en Canal Sur Televisión cada sábado por la noche.

Y el pasado día 5 de enero, en la gala especial, como si de un regalo de Reyes se tratara, se alzó con la mejor puntuación por parte del jurado. «Estamos en la primera fase y la puntuación es muy buena por parte del jurado, aunque la del público es más baja porque mis compañeros, que proceden de pueblos de otras provincias de Andalucía, cuentan con el apoyo de sus pueblos a través de las líneas gratuitas que establecen los ayuntamientos con el objetivo de promocionar la localidad. Y yo soy la única de Sevilla capital», explica María Antonia que desde la cuna, lleva el cante en la sangre. «Mi abuelo materno era un buen cantaor de flamenco de la Macarena, mi hermano mayor también canta flamenco, mi madre también ha sido coplera y desde la cuna he escuchado a Marifé de Triana, Juana Reina… Cuando era pequeña, mi madre en vez de dormirme con nanas lo hacía con coplas», comenta entre risas.

Y como no podía ser de otra manera, acabó pisando un escenario con 16 años en el teatro de la calle Resolana para cantar en beneficio de niños con Síndrome de Down. «Llevo 20 años cantando y ahora me ha llegado la hora de demostrarlo». Eso sí, sin dejar de lado su «otro trabajo» en la Fundación Gerón como coordinadora a nivel nacional de voluntarios para la atención a mayores. «Estudié un módulo superior de administración y finanzas y pensaba entonces hacer la carrera de Psicología, pero me quedé en el mismo sitio donde hice las prácticas, en la Fundación Gerón, y ya llevo 12 años». Trabajo que hace compatible con la televisión hasta que termine el programa.

Pero esta polifacética joven, además, formó hace 6 años una orquesta junto a su marido, que es saxofonista, llamada Son del Sur. Ahora ha tenido que buscar a otra vocalista. «Estoy inmersa en el programa y tengo poco tiempo para el resto de cosas», afirma, al tiempo que reconoce «me cuesta trabajo llevar todo para adelante, pero estoy disfrutando y soy muy feliz». Y es que, además, cada día debe atender a su mayor fan, su hijo de 6 años que casi aprende las canciones antes que su madre.

Ante todo, solidaria

En junio finaliza el programa pero no acaba ahí su sueño. «Esto es un impulso para mí. Mi ilusión es poder dedicarme profesionalmente al cante, pero también tengo la suerte de tener un trabajo bonito y muy agradecido, y no lo dejaría de lado, aunque fuese de forma personal y voluntaria, seguiría ayudando a los mayores. Es muy reconfortante, te agradecen mucho cuando le echas una pequeñita mano», afirma María Antonia. «Y si con mi cante puedo ayudar a cosas benéficas o a personas con discapacidad, estoy dispuesta a ayudar», sentencia sin dudarlo.

Compite junto a jóvenes que «podrían ser mis hijos». Pero pase lo que pase, esta «vendedora de coplas», letra que asegura la define a la perfección, seguirá derrochando voz y cante por los cuatro costados. Ella ya ha dado un gran paso para «vender» sus canciones y ya está poco a poco haciendo realidad su sueño. «Estás dentro del programa y no te das cuenta de que te ve tanta gente. El otro día en Bollullos me decían que me están dando sus votos. Y yo les decía: ¡votarme que me hace falta!», comenta sin poder contener su alegría. Tan sólo hay que llamar al teléfono 905 855 501 o enviar un mensaje con las palabras COPLA ANTONIA al 25657, y así, entre todos, podremos conseguir que María Antonia Tenorio, una macarena «vendedora de coplas», llegue a lo más alto de esta sexta edición.