Un juzgado de Sevilla ha ordenado el ingreso en prisión de Carina Ramírez, una de las actrices chabolistas que representan por toda España «La casa de Bernarda Alba», dado que no ha pagado los 1.596 euros que debe por un robo cometido cuando estaba en paro.

El abogado de la joven, Israel Moreno, ha dicho que la juez de lo penal 10 de Sevilla ha desestimado su petición de conmutar la condena de cuatro meses de cárcel que pesa sobre Carina por localización permanente, dado que «aún habiendo declarado que percibe ingresos, no ha realizado esfuerzo alguno por reparar el daño ocasionado en la presente causa».

El auto judicial se refiere a que Carina no ha hecho pago alguno de los 1.596 euros que le reclaman en concepto de responsabilidad civil por el robo de unos hierros en el año 2008.

Moreno ha expresado su decepción porque Carina fue citada en septiembre pasado ante el juzgado para que, en caso de conmutar su condena, manifestara su preferencia por la pena de localización permanente o trabajos en beneficio de la comunidad, por lo que ambos creyeron que la juez ya había tomado la decisión de sustituir la prisión por alguna de esas dos opciones. El letrado ha anunciado que recurrirá la decisión de la juez de declarar pertinente el ingreso en prisión de su defendida.

Carina, con tres hijos de corta edad, tenía previsto continuar en otoño las representaciones de «La casa de Bernarda Alba», de Federico García Lorca, que desde el año 2009 protagoniza junto a otras siete mujeres gitanas del asentamiento chabolista sevillano de El Vacie, todas actrices no profesionales.

Su abogado pretendía sustituir los cuatro meses de cárcel por localización permanente o trabajos en beneficio de la comunidad, una medida prevista en la última reforma legal de diciembre del 2010, pero la juez lo ha rechazado, ya que no ha pagado la multa de 960 euros y la indemnización de 1.596 euros derivadas de la condena.

Junto a esta pena, el pasado 17 de mayo Carina, su marido y otra pareja aceptaron una condena de un año de cárcel cada uno por el robo de unos hierros, en unos hechos que fueron grabados para el programa «24 horas» de la reportera Samanta Villar. Se trata de uno de los tres robos que cometió la joven en los años 2008 y 2009, cuando estaba en paro.