Con motivo del Día Internacional de la animación (28 de octubre), La Cinemateca en el Martínez Montañés dedica las proyecciones del viernes 26 de octubre al cine de animación. 

El Día Internacional de la Animación se celebra desde el año 2002, el 28 de octubre por iniciativa de la ASIFA, Association Internationale du Film d’Animation, fundada por Norman McLaren en 1960.  El praxinoscopio, creado también por Émile Reynaud, es el antecedente directo del Teatro Óptico.  El deseo de proyectar imágenes en movimiento de mayor duración que los ciclos anteriores llevó a Reynaud a crear un mecanismo que integraba una cinta larga con dibujos en secuencia, con perforaciones para poder hacerla avanzar con la ayuda de un par de bobinas, estas imágenes eran reflejadas en un ingenioso sistema de espejos, que proyectaba las imágenes en una pantalla traslúcida al pasar por una fuente luminosa. Detrás de esta pantalla se sentaba el público.

Éstas piezas de animación recibieron el nombre de Theatre Optiqe (Teatro Óptico). La primera presentación pública se llevó a cabo el 28 de octubre de 1892 en el Museo Grevin de París en 1892.

El primer programa (viernes 26, a las 18 horas) lo componen el primer mediometraje de Sylvain Chomet («El ilusionista», 2010; «Bienvenidos a Belleville», 2003). «La anciana y las palomas» («La vieille dame et les pigeons», 1997). En 1991, Chomet empieza a trabajar en su primera película animada con fondos diseñados por Nicolas de Crécy. Un desgarbado y hambriento ex policía francés observa a una anciana que todos los días alimenta con deliciosos postres a las palomas de una plaza. Movido por el apetito, decide seguirla para averiguar qué hay detrás de todo ello. La historia muestra el contraste entre los turistas americanos obesos que consumen masivamente palomitas de maíz y cómo, a su vez, las palomas de París son alimentadas hasta estar demasiado gordas para volar. Mejor cortometraje de animación (César del Cine Francés – 1997), Gran Premio al Mejor cortometraje de animación (Festival de Animación de Annency – 1997) y Mejor cortometraje de animación (Premios Oscar de la Academia – 1997).

La sesión doble se competa con «Gandahar», dirigida y adaptada de la novela «The Machine-Men versus Gandaha» («Les Hommes-machines contre Gandahar», el autor es Jean-Pierre Andrevon) por René Laloux en 1988, Light years o Gandahar, esta película relata cómo una pacífica civilización es invadida por individuos del futuro que poseen una tecnología sumamente avanzada; ellos, con los poco recursos que tienen, buscarán un modo de frenar esta inevitable destrucción. El tema es una raza oprimida pero esta vez bajo una diferente circunstancia; otros temas son recurrentes, como las analogías con otros aspectos de la vida. Laloux presenta un universo rico en imaginación, presentando una fauna y flora muy variada. El despliegue de colores es grandioso, creando paisajes complicados y llenos de vida. Sobre la música ni qué decir, uno de los mejores apartados del filme, haciendo hincapié en los momentos más importantes del relato y agregando dramatismo.

El segundo programa (viernes 26 a las 19.45 horas) estará dedicado a dos maestros de animación europea: Raoul Servais y Jan Svankmajer. Raoul Servais. Nacido en Ostende, 1928, Servais está considerado uno de los grandes maestros de la animación belga. Gran comunicador y amante del surrealismo, Raoul Servais ha repartido su trabajo entre la creación artística, la docencia y la investigación. Su obra es un ejemplo de libertad creativa, independencia y rigor, cuya preocupación principal ha sido la defensa a ultranza de la libertad de expresión y la denuncia sistemática de la injusticia en el mundo. A lo largo de su trayectoria ha recibido los premios más destacados en festivales de prestigio internacional. «La fausse note» («La nota desafinada»),  Bélgica, 1963. Un pobre mendigo pide limosna vagando por las calles de una gran ciudad invadida por los reclamos publicitarios. «Chromophobia», Bélgica,1966. Una legión de soldados grises invade el mundo de color para establecer su dominio monocromático. «Arphia», Bélgica, 1979.

Durante su paseo nocturno, el señor Oscar salva de un intento de asesinato a la que cree una dama acosada. Pronto descubrirá que ha salvado a una malvada arpía que acabará por esclavizarlo. Nachtvlinders (Mariposas nocturnas), Bélgica, 1998. Una hermosa mariposa nos conduce hacia la sala de espera de una estación de tren abandonada. Su presencia hará que cobren vida los extraños habitantes de este espacio de ensueño. Este cortometraje está inspirado en el trabajo del pintor surrealista belga Paul Delvaux.