El ingenio y la originalidad se han adueñado de los alumnos de los colegios Carmen Benítez y Francisco Solano en su turno de propuestas de ideas para mejorar la vida de los vecinos del Distrito Nervión dentro del programa «Imaginemos nuestros barrios» de la delegación de Participación Ciudadana.

Los niños y niñas de estos centros educativos han acudido esta mañana de jueves al centro cívico La Ranilla para exponer sus propuestas de mejora a la delegada del Distrito Nervión, Pía Halcón. Lo han hecho de la manera más amable que puede realizarse, las peticiones se han hecho en forma de bailes y cantes. Con una canción de la artista Paula Rojo y con una exhibición de gimnasia han pedido más actividades extra escolares.

Las propuestas más votadas por todos y por lo tanto las comentadas en esta reunión con la delegada del distrito han sido: la ampliación de aceras y el rebaje de las mismas para un mejor accesos para los discapacitados, la limpieza de excrementos caninos y la construcción de más centros deportivos y zonas verdes.

Halcón se ha encargado personalmente de responder una a una estas peticiones. En cuanto a las zonas deportivas ha comentado que están trabajando en un proyecto para hacer canchas de baloncesto junto al solar del estadio del Sevilla.  Respecto a las zonas verdes y parques ha explicado que se ha sacado a concurso de nuevo el proyecto para acabar el Parque de La Ranilla, ya que los costes de la anterior empresa eran muy altos. También ha hecho referencia a los rebajes de las aceras, y ha apuntado que ya se está trabajando en ello y que poco a poco habrá mejor accesibilidad para los discapacitados.

«Imaginemos nuestros barrios» es un proyecto que pretende desde la mirada de los niños analizar los aspectos a mejorar y concienciarse de lo importante que es el civismo en la ciudad. Un proyecto integrado dentro del programa municipal de la infancia y la adolescencia «Sevilla desde la mirada de los niños y niñas» del Ayuntamiento de Sevilla puesto en marcha en colaboración con UNICEF y enmarcado dentro del programa Ciudades amigas de la infancia.

Sus principales objetivos son favorecer el análisis de las distintas visiones que niños y adolescentes tienen de su entorno. Dar voz con herramientas y habilidades para la participación partiendo de su realidad más cercana a su barrio y distrito, así como estimular la toma de conciencia y la responsabilidad potenciando su compromiso con la ciudad de la que forman parte.