Aproximadamente 500 niños de siete colegios han participado esta mañana en la segunda edición del Día del Deporte Paralímpico en Sevilla, celebrado en las instalaciones deportivas del Centro de Recursos Educativos de la ONCE de la ciudad, bajo la organización de Persán, el Comité Paralímpico Español, las Federaciones Andaluzas de Deportes de Personas con Discapacidad y la ONCE.

A estas exhibiciones han asistido también la delegada de deporte de la ciudad, María del Mar Sánchez Estrella; los presidentes de Persán y Fundación Persán, José Moya y Concepción Yoldi, respectivamente; el secretario general del Comité paralímpico Español, Miguel Sagarra, y el delegado de la ONCE en Andalucía y Presidente de la Federación Andaluza de Deportes de Ciegos, Patricio Cárceles.

Los 500 alumnos de 9 y 10 años provenían de los colegios sevillanos Ángel Ganivet, Príncipe de Asturias, Carlos V, Híspalis, Highlands, Alemán y San Francisco de Paula. Los escolares han podido disfrutar de las exhibiciones protagonizadas por deportistas con discapacidad y más tarde han practicado y experimentado deportes paralímpicos como el baloncesto en silla de ruedas, el fútbol de ciegos, el goalball, la boccia y el slalom.

El secretario general del Comité paralímpico Español, Manuel Sagarra, ha destacado que este encuentro tiene como principal fin acercar a los niños a la realidad de los discapacitados para que así aprendan a valorar las cualidades estas personas. Asísmismo, ha señalado el objetivo de «trasmitir a los más pequeños el afán de superación, esperanza e ilusión de estos deportistas que son un ejemplo para la sociedad».

Los niños han compartido actividades con destacados deportistas paralímpicos, entre ellos los campeones andaluces Carmen Herrera (judo) y Alfonso Cabello (ciclismo) Álvaro Valera (doble medallista de plata en tenis de mesa), Miguel Luque  (plata en natación), Marta Arce y Mónica Merenciano (bronce en judo), Alfredo Cuadrado, Antonio Martín GaitánMarcelo Rosado (miembros del equipo de fútbol-5 para ciegos que conquistó el bronce), Diego de Paz (baloncesto en silla de ruedas, y José Manuel Rodríguez (boccia).

El veterano pívot sevillano, Diego de Paz,  se ha mostrado muy satisfecho con la actividad. También ha explicado que la experiencia este año en los juegos paralímpicos ha sido maravillosa y que se han sentido como dioses en la Villa Olímpica pero que tras el buen resultado que han obtenido en Londres ha decidido «colgar la silla» en lo que se refiere a la Selección y así dar paso a los más jóvenes.