Las obras que el Distrito Nervión está realizando en la calle Padre Méndez Casariego avanzan a buen ritmo, después de que éstas comenzaran la semana pasada su segunda fase para renovar por completo el acerado comprendido entre las calles Luis Cadarso y Júpiter, sumándose a las actuaciones que ya se habían realizado frente al colegio de las Trinitarias.

Por un lado, se completará el acerado de las Trinitarias completándose toda la fachada de la iglesia y la entrada a las dependencias de las Hermanas. Por otro, la acera de los números pares también verá duplicado su espacio, puesto que «contaba con una parte de terrizo y otra de losas», con las consiguientes «complicaciones para los peatones, especialmente mayores o carritos» por riesgo de «caídas», como puntualiza la delegada del Distrito Nervión, Pía Halcón.

Esta actuación es muy demandada por los vecinos de la calle, puesto que el estado actual de la misma impide la normal circulación de los transeúntes por la acera, al contar con un estrecho espacio de losas, mientras que el resto es de albero. La obra permitirá que tanto personas mayores como el paso de carritos o niños se vea beneficiado, concluyéndose así uno de los muchos proyectos urbanísticos sufragados con presupuesto del Distrito.