Las obras de renovación y reurbanización que el Distrito Nervión está acometiendo en la plaza Carmen Benítez han comenzado este martes con la demolición de la solería actual de este enclave situado junto a la calle Recaredo y la recientemente restaurada parroquia de San Roque.

Según la Delegada de Nervión, Pía Halcón, «se trata de una actuación de gran envergadura, en cuanto que supone una renovación de este espacio, en base a las mejoras urbanísticas proyectadas», y ha añadido que «desde el Distrito nos comprometimos con este proyecto porque así nos lo demandaban los vecinos de la zona y porque es una actuación muy necesaria».

Las actuaciones previstas en este proyecto contemplan la reurbanización integral de la superficie de la plaza, correspondiendo a su solería, muy deteriorada por el espacio peatonal. Se trata de una plaza «muy deteriorada» según Halcón, «con pavimentos en muy mal estado, debido a la existencia de numerosos hundimientos y levantamientos».

«La plaza es diariamente transitada por centenares de personas y de vecinos, pero sin duda la existencia de un colegio al que cada día acuden centenares de niños y padres hacía aún más importante esta obra», asegura la Delegada.

Por otro lado, se trata de poner en valor una plaza «hasta ahora casi oculta por su abandono», que es también un escaparate «turístico» por la existencia de un hotel y de varios establecimientos de restauración, además de la iglesia de San Roque, «todo un monumento en sí mismo que ganará en relevancia tras su restauración».

El Distrito ha destinado a esta intervención más de 32.000 euros con cargo a los presupuestos propios.