El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la Gerencia de Urbanismo, ha concluido el asfaltado de avenida Ramón y Cajal, una actuación contemplada en el programa general de inversiones en Distritos y Barrios para la mejora de la pavimentación y las condiciones de accesibilidad en las vías y espacios públicos de la ciudad.

Este asfaltado ha resuelto el mal estado del pavimento de la calzada de esta vía principal del límite del Distrito Nervión con Sur, que presentaba un estado bastante deficiente en su calzada (en la imagen, previa a las mejoras), con agrietamientos progresivos y deficiencias en su rasante.

Las obras han consistido en tres fases: demoliciones de pavimentos, colocación de un nuevo firme y colocación y pintado de la señalización viaria.

Esta avenida, «transitada diariamente por centenares de vehículos», según recuerda la delegada del Distrito Nervión, Pía Halcón, se encontraba pavimentada con aglomerado asfaltico con deficiencias y algunos parches de aglomerado puntuales para corregir los desperfectos como consecuencia de las grietas que se producen por la rigidez del betún envejecido por la pérdida de elasticidad a lo largo del tiempo.

La nueva pavimentación en calzada ha comprendido el tramo entre la Viapol y Ronda del Tamarguillo mediante un fresado superficial y de bordes, un tratamiento general de impermeabilización del pavimento existente mediante una «lechada bituminosa» a lo largo de toda la calle. Además, se ha colocado un recargo asfáltico con AC16S que permite «mayor durabilidad al desgaste del tráfico», según Halcón.

Con esta actuación se ha actuado «principalmente para un mejor paso del tráfico» de la zona, pero también «para mejorar la seguridad viaria» de conductores y peatones, recuerda la Delegada.