El exterior de la Fábrica de Artillería ha sido desbrozado dentro de las actuaciones encomendadas por la Gerencia de Urbanismo y Edificios Municipales para la ejecución de obras urgentes de conservación, resanado y consolidación en el inmueble ubicado en la calle Eduardo Dato, en el barrio de San Bernardo.

Según precisa la delegada del distrito Nervión, Pía Halcón, «en sólo 48 horas se ha ejecutado esta importante operación, de gran urgencia debido a que la altura de las hierbas y matojos que circundaban la fábrica ofrecían una imagen de deterioro del edificio y era imprescindible este desbroce, que es previo a la puesta en marcha de una futura acción rehabilitadora».

La Gerencia de Urbanismo y el Servicio de Edificios Municipales han realizado un estudio de conservación de este edificio en el que se han detectado una serie de patologías, agravadas en los últimos meses, que hacían necesario adoptar una serie de medidas que garanticen el adecuado estado del inmueble, con carácter previo a la realización de obras de mayor entidad. «Este desbroce», abunda la delegada de Nervión, «es una de ellas».

Dichas obras se han recogido en un proyecto técnico elaborado por la Gerencia de Urbanismo, en el que se propone la realización de trabajos de consolidación de las cubiertas y las fachadas, algunas de ellas con desprendimientos. La intervención, presupuestada en unos 149.616 euros, cuenta con el dictamen favorable de la Comisión Provincial de Patrimonio, necesario al tratarse de una edificación declarada Bien de Interés Cultural.

Este inmueble, que tuvo un uso militar hasta que se edificó y puso en uso la nueva delegación de Defensa en junio de 2010, con calificación urbanística de Equipamiento Público, es plenamente de titularidad municipal, estando adscrito a la delegación de Hacienda y Administración Pública, e inscrito en el inventario de Bienes Municipales.