La poda en la Ranilla y la avenida Cruz del Campo han finalizado. En tiempo y forma, sin generar molestias a los vecinos y con unas calles liberadas de ramas en sus aceras «en las que hacía más de 10 años que no se hacía nada de poda», según precisa la delegada de Nervión, Pía Halcón. El servicio de Parques y Jardines ha concluido esta obra que supone «gran satisfacción para los vecinos, puesto que era una de las demandas más necesarias que nos trasladaron», asegura Halcón.

Las principales calles de la Ranilla han sido debidamente podadas, teniendo en cuenta que «esta época del año no es perjudicial hacerlo para los naranjos y así nos lo precisaron los técnicos», indica Halcón. En su mayor parte, todos los naranjos han sido podados para elevar la copa de los mismos, cortar las ramas sobresalientes en las aceras y apantallando la parte más pegada a la fachada de los edificios.

El resultado es visible. «Ahora los vecinos pueden caminar por las aceras sin tener que esquivar ramas», indica la delegada. Además de las principales calles de la Ranilla, los operarios municipales han efectuado indéntica labor en la avenida Cruz del Campo, donde la principal labor ha consistido en apantallar los árboles de mayor altura.

Una vez concluidos estos trabajos, los operarios han comenzado a actuar en Beatriz de Suabia y otras zonas colindantes, donde se realizarán idénticas labores en los naranjos.