El pasado mes de junio la Delegación de Seguridad y Movilidad comenzó a ejecutar el proyecto de ampliación de la red de carriles bus, que ya ha concluido. «Esta ampliación, que se ha desarrollado en varias fases, ha supuesto pasar de los 17,1 kilómetros inicialmente existentes a 46,4 kilómetros de red, es decir un incremento del 271%», ha explicado el delegado de Seguridad y Movilidad, Demetrio Cabello.

«Con esta ampliación, el porcentaje de kilómetros de carriles bus sobre el total de la red de autobuses de Sevilla se sitúa en el 15,2%, muy por encima de ciudades como Madrid (6,1%), Barcelona (13,2%), Málaga (3,5%) o Zaragoza (8,1%), y solo superada a nivel nacional por Valencia, cuyo porcentaje se sitúa en el 19,8%», ha detallado Cabello.

Así, en la primera fase, ejecutada en verano, se implantó el carril bus en ejes principales para el transporte público como José Laguillo, Luis de Morales, Eduardo Dato, Ramón y Cajal, Éfeso, Manuel del Valle y Ronda del Tamarguillo. En diciembre  se ha completado la red en la que se han incluido vías como Doctor Fedriani, Kansas City, Avenida de Andalucía, Avenida de la Borbolla, Paseo de las Delicias o el Puente Cristo de la Expiración..

De esta manera, esta ampliación ha afectado, en mayor o menor medida,  a 28 líneas, es decir, casi al 70% de las líneas de la red. «Esto implica  que cada día 2.650 pasos de autobús, o 7.900 vehículos-kilómetros se benefician de la actuación y con ello los más de 200.000 usuarios que usan dichas líneas.  Las líneas mas beneficiadas son la 2 con 9,4 kilometros de carril, la 32 con 4,03  kilometros y las circulares C1 y C2 con 2,22  kilometros cada una», ha señalado el delegado de Seguridad y Movilidad.

Con carácter general el carril bus tiene un ancho de entre 3,30 y 3,50 metros y está separado del resto de carriles de circulación mediante pintura en la calzada de una línea horizontal, continua o discontinua según los casos, de 30 centímetros de ancho. Este tipo de separación conforma un carril permeable a las distintas bandas de aparcamiento, a las zonas de carga y descarga y a los espacios reservados para otros usos. «También incorpora, como novedad, que se permite la circulación de vehículos eléctricos y motocicletas, que llevaban tiempo reivindicando poder circular por estos carriles», ha recordado Cabello.

«El objetivo de este plan es conseguir un más rápido y mejor servicio para los usuarios, al ganar en velocidad comercial, rebajando también, los costes de explotación».  En este sentido, «la ampliación de la red de carriles bus ha permitido aumentar la velocidad media de la red en un 3% al pasar de12,4 km./h a12,8 km./h. Esta mejora de la velocidad comercial supone un ahorro para los usuarios de casi 1.800 horas diarias o 480.000 horas al año», ha concluido el delegado de Seguridad y Movilidad, que ha añadido que «nuestra intención es ofrecer a los ciudadanos un transporte público eficaz y de calidad, han sido muchas las mejoras que hemos introducido en este año y seguiremos trabajando para ofrecer un servicio de excelencia».