La Gerencia Municipal de Urbanismo, a través de su servicio de Conservación, está ejecutando la reparación de un tramo del acerado de la Gran Plaza.

En concreto, se trata de la zona más cercana a la parada del Metro de la Avenida de Eduardo Dato, que se encontraba en un lamentable estado de conservación, especialmente hundimientos de las losetas provocados por las obras del transporte público.

«Es una de las partes que más tránsito tiene de toda la Gran Plaza», indica la Delegada de Nervión, Pía Halcón, «porque además de la entrada al Metro también tiene multitud de bares y de líneas de autobuses que efectúan sus paradas».

El hundimiento, provocado por el túnel del Metro, «se venía observando desde hacía algunos meses», según Halcón, lo que ha obligado a llevar a cabo esta reparación antes de «que fuese mayor».