El centro cívico La Ranilla, situado en el Distrito Nervión, se ha puesto en funcionamiento después de tres años de retraso con 16 talleres en los que se ofrecen clases de yoga, taichí, corte y confección, pilates, bailes de salón, gimnasia de mantenimiento, salsa, corefitness o «conocer Sevilla». Estos talleres están organizados por el distrito Nervión.

Se trata de un moderno edificio de 3.043 metros cuadrados de superficie total (2.306 de superficie útil) que prestará servicio tanto en Nervión como en Tres Barrios, dada su cercanía con Los Pajaritos, las Candelarias y Madre de Dios. En la planta semisótano, se encuentran los camerinos, las salas de ensayo, zonas de almacén, de mantenimiento y de personal.

Por su parte, en la planta baja se ha equipado con un enorme salón de actos, con escenario y pantalla de cine, sala de usos múltiples, y también están los talleres, oficinas, almacenes y la zona de administración y servicios varios.

Por último, en la planta alta está la biblioteca, la sala de estudio, despachos, más talleres y la zona de mantenimiento y servicios varios del edificio.

El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, acompañado por el delegado de Participación Ciudadana y Coordinación de Distritos, Beltrán Pérez, acudieron a comprobar las instalaciones y la puesta en funcionamiento de este centro cívico diseñado y ejectuado por el anterior equipo de gobierno pero que, tal y como recordó el alcade, «al llegar al nosotros nos encontramos con una serie de problemas en las instalaciones y en el exterior, además de falta de mobiliario, que retrasaron su puesta en marcha». Zoido reconoció la labor de Participación Ciudadana, cuya previsión hizo destinar más de 150.000 euros de otras partidas presupuestarias a este nuevo centro.

Aún queda por rematar partes del mobiliario como las perchas o los espejos, pero el edificio ya está siendo disfrutado por los vecinos de la zona. «Los vecinos, mayores o de cualquier edad, pueden venir para su esparcimiento y su formación y también tiene que servir para unir los distritos Nervión y Cerro-Amate», ha señalado el alcalde.

Zoido quiso tener un recuerdo especial para la delegada del Distrito Nervión, Pía Halcón, que no pudo acudir a la puesta en funcionamiento del centro cívico por motivos familiares.