El Distrito Nervión ha iniciado este miércoles una importante campaña de poda de naranjos en las calles del barrio de Ranilla. «Era uno de los principales compromisos que el distrito adquirió con los vecinos», indica la delegada, Pía Halcón, y «en los próximos días esta zona se verá sensiblemente saneada gracias a esta poda».

En concreto, esta poda ha comenzado por la calle Melchor Gallego, cuyos naranjos presentaban una mayor urgencia a la hora de ser podados debido a que las ramas, en muchos casos, impedían el transitar por el acerado. «Los técnicos están podando estas ramas y subiendo la altura de la copa, de manera que no afecte al normal crecimiento de la especie», puntualiza Halcón. Además, se están podando aquellas ramas que están más pegadas a las fachadas y ventanas, «dejando así un hueco importante y facilitando que los vecinos puedan abrir las ventanas sin que les molesten los árboles».

Esta poda, realizada por una cuadrilla de varios técnicos y operarios, se está llevando a cabo «escrupulosamente para respetar el crecimiento de los naranjos y sin realizar una poda agresiva que, a largo plazo, hace que en el tronco del árbol o en su base crezcan ramas salvajemente», precisa la delegada.