El portavoz del Grupo Socialista, Juan Espadas, y la concejala Encarnación Martínez se han reunido hoy con un grupo de vecinos y mayores de la asociación Nervión-Ranilla que reclaman la reactivación de las obras de terminación del parque público en construcción entre la nueva comisaría y el centro cívico, una zona verde de 40.000 metros cuadrados que colmataría la intervención de regeneración urbana en los antiguos suelos de cárcel que se inició en el anterior mandato.

En junio pasado el Gobierno de Zoido aprobó la transferencia de 1,5 millones de euros del presupuesto de Parques y Jardines a la Gerencia de Urbanismo, con el compromiso además de que las obras se retomarían tras el verano y estarían acabadas en el plazo de cinco meses que se cumpliría en este trimestre del año.

Espadas ha conocido el estado de paralización en que se encuentra el parque donde los vecinos aseguran que hace meses que no se realiza ningún tipo de trabajo, razón por la que ponen en duda el efecto de la transferencia aprobada en junio pasado.

Los socialistas llevarán a la próxima Junta del Distrito Nervión una moción en la que pedirá a la delegada que concrete si se llegó o no a producir dicha transferencia de presupuesto, habida cuenta de que en el propio acta de la Junta de Gobierno, recoge en el punto primero del acuerdo sólo la voluntad de «asumir el compromiso», mientras que en el punto segundo se reconoce que «las transferencias monetarias se realizarán de conformidad con las certificaciones que se emitan a medida que las obras se vayan ejecutando».

 

“Parece que certificaciones no han debido producirse porque trabajos no ha habido, por lo que podemos estar ante un nuevo enredo y falta de comunicación entre concejales del Gobierno que debe aclararse para saber en el tejado de quién se encuentra la pelota de unos fondos que permitirían a los vecinos de esta zona disponer por fin de su parque. Y, en cualquier caso, resolver de verdad el uso de ese presupuesto como para que cuanto antes se retomen las obras, se abra la zona verde y se eviten las molestias que ahora se ocasionan a los vecinos”, concluye Espadas.