El portavoz socialista del Ayuntamiento de Sevilla, Juan Espadas, y la concejal Encarnación Martínez se han reunido este viernes con vecinos de la zona de La Ranilla, en el distrito Nervión, para denunciar «el estado de abandono y la paralización desde hace tres años del proyecto del nuevo parque iniciado en 2010».

«Este parque es necesario para los vecinos y especialmente para los niños de esta zona y debían ser una prioridad para el gobierno de Zoido, que va camino de pasar el mandato en blanco con un proyecto que heredó adjudicado e iniciado. Debe iniciar las obras y debe dar explicaciones a los vecinos, que llevan más de tres años escuchando excusas y plazos que se van incumpliendo uno tras otro», explica el portavoz socialista.

Espadas, además, recuerda que la reivindicación de los vecinos y el compromiso con las asociaciones incluía además del parque la recuperación del antiguo pabellón de acceso de la antigua cárcel para un uso socio-cultural, mediante acuerdos de cesión de espacios con distintas entidades, entre ellas, la asociación para la recuperación de la memoria histórica. «De esta recuperación de este edificio no ha dicho absolutamente nada el gobierno de Zoido en estos años. Y mucho nos tememos que en este sentido también el barrio y la ciudad acaben perdiendo cuatro años», señala el portavoz socialista.

«Le pido a Zoido que dé la cara ante los vecinos, que dé explicaciones y que reinicie las obras que necesita el barrio. Si no lo hace, mi compromiso con los vecinos y con los sevillanos es convertir este proyecto en prioritario tanto en lo que afecta a la construcción del parque, como en la recuperación del edificio para uso social y cultural», explica Juan Espadas.

Las obras del Parque de La Ranilla, ubicado junto a la comisaría y al centro cívico nuevos, se adjudicaron el 20 de mayo de 2010 por 3,8 millones de euros. Se iniciaron en el mes de agosto de aquel año. En enero de 2012 la empresa anunció la paralización de los trabajos por problemas en las certificaciones ordinarias, y desde entonces no ha habido avance alguno. En este tiempo se han pintado partidas para la recuperación de esta zona verde en los presupuestos que simplemente se han quedado sin ejecutar.

«Durante todo tiempo ha habido una preocupante ausencia de transparencia con los vecinos y con la Corporación municipal», concluye Espadas.