El portavoz socialista Juan Espadas y la concejala Encarnación Martínez se han reunido hoy con vecinos de la intercomunidad de propietarios de la calle José Moreno Galván que se han visto incluidos en la licitación para la implantación de la zona azul, «sin que se les haya consultado y sin que haya ningún tipo de justificación que lo explique, por lo que sólo puede entenderse dentro del afán recaudatorio que el alcalde viene demostrando con decisiones que ni comunica ni consensúa».

Se trata de más de 300 familias a las que la zona azul de Nervión les afectará de lleno «y que pasarán de la noche a la mañana y por período de 10 años a tener que pagar por aparcar cuando ahora no lo hacen. No tendrán ningún tipo de beneficio porque es una calle sin presión comercial, por lo que lo único que mueve aquí a Zoido es la voluntad de hacer caja a su costa», explica Espadas que pone de ejemplo a estos vecinos de «la falta ni siquiera de consulta con que el Gobierno municipal se ha lanzado en pleno de agosto y por vía de urgencia a adjudicar la gestión de la zona azul que hipotecará barrios enteros».

En esta zona de la ciudad, además, confluyen varios paquetes de zona azul del pliego aprobado por el Gobierno municipal, de manera que a las 24 calles y 859 plazas del entorno de Luis Montoto, se suman la ampliación en Viapol a 18 calles y 1.645 plazas, y la implantación en Pirotécnia a 13 calles y 802 plazas.

El socialista reitera que «no estamos en contra de la zona azul de manera genérica puesto que habrá calles muy concretas donde puede tener justificación por la fluidez del tráfico o por ser eminentemente comerciales, pero lo que no se puede es implantar de forma indiscriminada y durante tanto tiempo».

En este sentido, Espadas llevará al Pleno del viernes una moción en la que exige a Zoido la paralización del expediente de adjudicación «hasta que se abra un debate auténtico ajustado a las necesidades reales de los vecinos y de los comerciantes del que salga una reducción de calles que permita poner en marcha una experiencia piloto que teste resultados allá donde el Gobierno ha planteado que supondrá, por ejemplo, la solución a problemas como el de los gorrillas».

Mientras tanto, el socialista recuerda a Zoido que aún queda un año por delante de concesión a Aussa, «tiempo más que suficiente para abrir este proceso participativo y de diagnóstico».

En la moción, el PSOE pedirá además al Gobierno municipal que se diseñe una estrategia de movilidad global para el conjunto de la ciudad. «Es insólito que cuatro meses después de que Juan Bueno haya tomado el mando de la Delegación no se le haya escuchado nada más que anuncios puntuales de los que no se desprende qué va a hacer Zoido para mejorar la movilidad de la ciudad en el año y medio que le queda de mandato», explica Espadas. Así, plantean la elaboración de un plan de aparcamientos para residentes «realista y ajustado a las necesidades auténticas de los vecinos y no sólo de los intereses económicos», así como la paralización de la modificación del PGOU por la se permitirán aparcamientos rotatorios en el Casco Histórico.