El Ayuntamiento de Sevilla, a través del Distrito Nervión, ha completado la segunda fase de las obras en la calle Santísimo Cristo de la Salud, donde se encuentra situada la Parroquia de San Bernardo. En esta última actuación se han colocado bolardos para que no aparquen los coches.

Asimismo, se ha ampliado el acerado en dicha calle y se han recolocado los aparcamientos. «Es una de las peticiones de los vecinos de San Bernardo a la que hemos dado solución, de esta forma los viandantes tienen mejores accesos y los coches tienen un espacio delimitado para aparcar», ha declarado la delegada, Pía Halcón.

Por otro lado, en la cercana calle Campamento también se ha reorganizado el acerado que permite igualmente «poner fin a los aparcamientos indiscriminados de coches y motos, que hacían que en muchos casos el tránsito de otros coches o viandantes fuera imposible. En concreto, en este punto se han habilitado zonas de estacionamiento en batería», ha destacado Halcón.