El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, ha señalado este sábado que la rotulación de la nueva glorieta Alcaldesa Soledad Becerril es un acto de «justicia» a una alcaldesa que supo ser «ejemplar». Igualmente, ha agradecido la presencia de concejales del actual equipo de gobierno como la concejal delegada del Distrito de Nervión, Pía Halcón, así como el portavoz adjunto de PSOE en el Ayuntamiento de Sevilla, Antonio Muñoz, o los exconcejales de la época de Becerril, entre otros.

Durante la celebración del acto, Zoido ha subrayado que es un acto «muy merecido» por parte de la exalcaldesa de Sevilla y actual Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, ya que, a su juicio, «supo estar en la oposición y supo ser una mandataria ejemplar», al tiempo que ha dado la enhorabuena a los amigos de Becerril, como el expresidente del PP-A y vicesecretario nacional de Asuntos Territoriales, Javier Arenas, ante lo que ha destacado la confianza que depositó éste tanto en Becerril como en el propio alcalde.

«Soledad fuiste una alcaldesa muy próxima a los vecinos, que cuidaste los detalles y tuviste perspectivas de futuro y demostraste tener sensibilidad, con algo tan importante en un gobernante como es decir la verdad y dar a cada uno lo suyo», ha insistido el primer edil, quien ha indicado que ser responsable significa también «saber decir que no o que no se puede en un momento determinado», así como «tener la vocación de servicio para esforzarse en superar las dificultades por muy adversas que sean las circunstancias que concurran en cada caso. No fue un momento fácil y supiste hacerlo muy bien», ha añadido.

Es por todo ello que ha afirmado que este sábado es «un día de alegría, puesto que es un acto de justicia a una alcaldesa que supo trabajar por el bienestar de todos los vecinos sin distinción de barrio ni de a quien hubieran votado en cada momento». Y es que, según Zoido, «Becerril dejó una estela que todos tienen que seguir» y, al final, «ha tenido el reconocimiento de toda una sociedad, que es la política, que tampoco es muy dada en ser generosa a reconocer las virtudes del adversario».

Al hilo, el actual primer edil ha recordado al exconcejal Alberto Jiménez Becerril y a su esposa Ascensión García, y ha asegurado que «todo hubiera sido distinto si aquella noche unos asesinos no hubieran asesinados a dos compañeros», por lo que ha incidido en «la obligación moral y responsabilidad» que tienen en cuanto a no olvidarlos jamás y, con ello, «recordar a todas las víctimas del terrorismo».