Es la primera propuesta elevada y aprobada por la Junta Municipal del Distrito Nervión a través de la plataforma de E-democracia, y comienza a ser una realidad. La biblioteca de préstamo abierto ubicada en el Centro Cívico La Ranilla comienza a tomar forma después de que el Distrito haya instalado las estanterías para la colocación de los libros que los propios usuarios podrán donar voluntariamente para los fondos de la biblioteca.

Se trata de una iniciativa que se ha desarrollado en otras ciudades europeas y que cuenta con un notable éxito de público puesto que son los propios usuarios los que gestionan el centro. Su promotora, y miembro de la Junta Municipal por parte de la asociación internacional Teléfono de la Esperanza, Celia Castro, elevó esta propuesta al pleno a través del portal E-Democracia, puesto en marcha por la Delegación de Participación Ciudadana, y su aprobación fue unánime.

La Delegada de Nervión, Pía Halcón, expresó su compromiso de «gestionar el mobiliario necesario a las delegaciones pertinentes» y «coordinar con el Director y el personal del centro cívico lo relativo a la organización de esta biblioteca», que posteriormente quedará en manos de voluntarios del barrio que quiera colaborar bien donando libros o coordinando el sistema de préstamo para que no se mermen los volúmenes de la biblioteca. Ahora, con este primer paso, las infraestructuras necesarias empiezan a tomar forma para que sea una realidad.