La Dirección general de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Sevilla ha ordenado la clausura del bar de copas Nervión ubicado en la calle Padre Pedro Ayala esquina con Alejandro Collantes, después de varias décadas de denuncias de los vecinos de la zona alertando de supuestas actividades ilegales tales como la venta de estupefacientes o el incumplimiento de los horarios de cierre del pub.

Efectivos del Cuerpo Nacional de Policía establecieron distintas vigilancias en la zona que permitieron constatar los hechos denunciados por los vecinos. Entre las 2 de la madrugada y las 11 de la mañana el local permanecía con la puerta cerrada y solo se permitía el acceso si el encargado comprobaba tras una mirilla quién solicitaba entrar en el mismo. Además, estas personas permanecían en el interior no más de 5 minutos, con lo que se entiende que accedían al local para realizar la compra de droga.

A raíz de esta información proporcionada por la Policía Nacional, Medio Ambiente ha dictado resolución para iniciar procedimiento sancionador contra dicha actividad y ordenar, como medida cautelar hasta que se dicte resolución definitiva, su clausura por venta de sustancias estupefacientes, incumplimiento en el horario de cierre y la utilización de las condiciones de admisión de forma discriminatoria.

En cumplimiento de esta resolución, la madrugada del pasado sábado la Policía Local procedió a la clausura del local, que según ha destacado la delegada del Distrito Nervión, Pía Halcón, «ha sido posible gracias a la colaboración ciudadana».

«Los vecinos de los bloques colindantes con el pub clausurado llevaban más de 20 años denunciando la situación insostenible que vivían a diario debido a la actividad delictiva», apunta Halcón. «Ha sido un largo periplo de lucha constante que finalmente se ha resuelto favorablemente. Los vecinos de Nervión están viendo que ahora se está actuando de verdad contra estas actividades ilegales en el barrio y que se toman medidas para erradicar esta lacra de nuestras calles», ha destacado la delegada.