El Distrito Nervión ha instalado una nueva chapa lacada de protección en la valla de cerramiento del Colegio Público Ortiz de Zúñiga. Según la delegada del Distrito, Pía Halcón, era una «necesidad manifiesta» porque hasta ahora solo existía «una malla de sombreo que apenas ofrecía seguridad y privacidad al patio infantil del colegio».

Las características de este nuevo cerramiento «permiten más seguridad para los niños», ya que está realizada en acero de 2 mm. de espesor, galvanizada en caliente y lacada en horno en el mismo color que la histórica valla del antiguo Matadero Municipal, por lo que la «homogeneidad estética no se ve tan desmejorada como la malla, que presentaba roturas y jirones», indica Halcón.

Además, la altura de la chapa de 135 cms. garantiza «la seguridad de los alumnos ya que está fijada mediante tornillos y flejes en los tubos existentes por el interior del colegio», según la delegada, e impide que el sistema sea desmontable «empleando tornillos de seguridad».

Además de esta valla, se ha llevado a cabo la plantación de dos ejemplares de Celtis Australis, dos árboles que produzcan sombra para evitar el calor en los meses de estío.

Para todas estas actuaciones, el distrito ha invertido un total de 3.938 euros. «Tenemos un compromiso firme con los centros educativos del Distrito y lo demostramos con hechos, no con palabras», asegura Halcón. «En estos años de legislatura no ha habido ni un solo centro público ni ningún curso en el que no se haya actuado», indica la delegada, quien ha recordado «actuaciones tan demandadas y urgentes» como las obras realizadas en los baños del Martín de Gaínza, la sustitución de suelos de corcho y la construcción de un teatro multiusos en el Carmen Benítez, las cubiertas o el cerramiento del patio de recreo del Cruz del Campo y la reparación de baños y galerías que se ha realizado en el Anejo, además de otras muchas obras menores.