El Ayuntamiento de Sevilla a través de la Gerencia de Urbanismo ha comenzado hace unos días unos trabajos de restauración en uno de los torreones del Puente de San Bernardo, concretamente del orientado hacia el Noroeste, el más próximo al edificio del antiguo Mercado de la Carne. La intervención se ha decidido ante el alto proceso de degradación que afecta a este elemento, construido –como el resto del conjunto– en piedra arenisca.

Según ha explicado el delegado de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, «ante el avanzado estado de descohesión que presenta este material constructivo, con graves pérdidas de volumen, el proyecto que está ejecutando la Gerencia de Urbanismo recoge obras de consolidación en el interior del torreón afectado, de restitución de la fábrica de sillería desprendida y, de colocación posterior de las nuevas piezas».

La intervención incluye asimismo la reparación y reposición de otros elementos ornamentales del puente que presentan un mal estado de conservación. En concreto, Urbanismo está actuando en algunos de los pináculos de piedra caliza, que presentan fisuras en progresión y fragmentaciones en muchos de sus puntos. De igual forma, las reparaciones se extienden también a puntos concretos de la balaustrada. Todos estos trabajos han sido presupuestados en 32.730 euros.

Vílchez ha señalado que «aunque se trata de un bien no catalogado, el Puente de San Bernardo, es el único que se mantiene hoy día, de los tres puentes que se construyeron en Sevilla, a principios del pasado siglo, para resolver el cruce con las antiguas vías del ferrocarril, no habíendo sido destruido al valorarse especialmente su integración en el entorno”.

De estilo neobarroco, los numerosos elementos ornamentales que lo decoran, y especialmente la vistosidad de las farolas que lo iluminan, hacen de este conjunto uno de los Bienes más apreciados por los sevillanos.