«Chica busca compañeras para un piso en La Juncal», «Fontanero barato hace arreglos express», «Joven responsable se ofrece para cuidar ancianos y niños»… Farolas, marquesinas, árboles, vallas o señales de tráfico sirven para colgar todo tipo de carteles en los que ofrecen alquileres, compra y ventas de coches y pisos o servicios profesionales. Una práctica censurada en las ordenanzas de Lipasam aunque frecuentes en los distintos distritos de la ciudad.

La fórmula es sencilla y barata. Un folio con varios cortes sirve para anunciar todo tipo de trabajos. «Paseamos a tu perro. Dos euros la hora», se puede leer en una de las puertas de entrada al «pipían» del parque de Los Principes, en el distrito Los Remedios. La oferta es barata, en la misma papelera, un poco más arriba, se puede «contratar» el mismo servicio, pero por seis euros.

Detalle de un cartelEn verano, el número de anuncios es proporcional a la cercanía de las facultades de la Universidad de Sevilla. A menos distancia, más anuncios. En este entorno, lo que más proliferan son los anuncios de alquiler para estudiantes. En esta categoría existen distintas modalidades. Se alquila o busca piso o habitaciones sueltas, estudiante busca compañeros.

«Se buscan dos chicas para compartir piso durante el curso escolar… Piso luminoso y recién pintado. Luz y comunidad incluidas. 175 euros al mes. Zona muy tranquila y de ambiente estudiantil», promete uno de los carteles fijados en las pérgolas de la avenida Ramón y Cajal, frente a la Faculta de Derecho.

Los precios oscilan en función de la zona. Desde los 500 euros por un piso en Rochelambert  o La Negrilla a 150 euros la habitación en el Cerro del Águila, 217,50 en Ramón y Cajal o 195 en la avenida de La Paz.

Precios al que pueden sumarse una multa de entre 90 a 300 euros por una infracción leve recogida en la normativa. Según la Ordenanza Municipal de Limpieza Pública, «la colocación de carteles y adhesivos en los lugares no autorizados expresamente para ello» puede acarrear una sanción leve. La reiteración de varias leves puede significar una infracción grave con multa de 301 a 600 euros.