El Ayuntamiento de Sevilla ha puesto en marcha un plan para que las calles de la ciudad estén limpias de excrementos caninos. La Policía Local y Lipasam están trabajando conjuntamente para evitar este problema que tanto molesta a los vecinos. En total se han llevado a cabo 225 actuaciones conjuntas. Por su parte, los inspectores de Lipasam han realizado 114 actuaciones preventivas en Nervión, informando a los propietarios de perros de la obligación de recoger el excremento canino del suelo.

Con la puesta en marcha de este protocolo se ha dado un paso importante y decisivo para solucionar problemas graves de falta de civismo que inciden directamente en la limpieza de la ciudad, dificultando las labores de Lipasam y deteriorando la imagen de la ciudad. Con ello, limpieza y autoridad trabajan de forma conjunta para que, unidos a la colaboración ciudadana, se consiga una ciudad cada vez más limpia y respetuosa con el medio ambiente.

Además, el Servicio de Inspección de Lipasam junto a los distritos municipales, han realizado campañas informativas sobre la importancia de la recogida de los excrementos caninos, sus efectos y la sanción que tendría en caso de no ser retirado. Dichas campañas, con el objetivo de fomentar la retirada de excrementos, se han realizado en todos los barrios de la ciudad, a través de información directa y con folletos en los que se explicaba dicha labor.

También, se ha trabajado de forma conjunta entre Lipasam y los distritos para analizar la problemática de cada barrio en este tema, concretándose las zonas más afectadas, y determinándose las zonas más afectadas por este problema, para posteriormente actuar de forma preventiva en ellas.

De esta manera, y aprovechando la identificación de estas zonas, se han colocado 400 placas disuasorias  y de advertencia en todos los barrios de la ciudad. Esta placa prohíbe el abandono de los excrementos por parte del propietario del animal y advierte de la sanción que puede acarrear la no recogida del excremento, incumpliendo la vigente Ordenanza de Limpieza Pública y Gestión de Residuos Urbanos en el Municipio de Sevilla. Las sanciones son económicas y a partir de 120 euros, dependiendo la cantidad de la reincidencia de la infracción. En Nervión se han colocado placas en Eduardo Dato, en Jiménez Aranda, Pirineos, Blanco White, Trovador y en otras muchas vías del distrito.

Repartos gratuitos de bolsas y campañas en colegios

Los excrementos caninos depositados en aceras y otros espacios públicos constituyen hoy en día un grave problema, ofreciendo una imagen negativa de la ciudad, dificultando las tareas de limpieza, ocasionando numerosas molestias a los ciudadanos y constituyendo un riesgo de contagio de enfermedades. Además, representan un riesgo importante para la integridad física de los ciudadanos, ya que pueden ocasionar deslizamientos y caídas.

La Ordenanza Municipal de Limpieza Pública y Gestión de Residuos Urbanos establece, en su artículo 27, la obligación de los propietarios de los perros de recoger los excrementos que éstos realicen sobre elementos de la vía pública, debiendo, igualmente, proceder a la limpieza de la zona que hubiesen ensuciado.

Para solicitar la colaboración de los ciudadanos, Lipasam lleva a cabo, desde su creación, campañas de mentalización que entre otras acciones contemplan la entrega gratuita de bolsas para facilitar la recogida de los excrementos. Dicha entrega se lleva a cabo en los 156 expendedores que hay repartidos en la vía pública, y en las distintas Juntas Municipales de Distrito, Asociaciones de Vecinos, Comunidades, Centros Cívicos, etc. habiéndose distribuido hasta la fecha más de 2 millones de bolsas.

Por otra parte, Lipasam continúa con su incesante programa educativo que este año ha incorporado una nueva oferta de actividades que acerca, tanto a los alumnos de los centros escolares de la ciudad, como a asociaciones de vecinos u otros colectivos que quieran participar, la problemática del abandono de los excrementos, entre otros conceptos medioambientales. La empresa de limpieza, con la campaña de este año y con la que pretende superar las 20.000 visitas, intenta fomentar el nivel de concienciación deseable para, entre todos, conseguir una ciudad más limpia y saludable.