Es habitual para los alumnos del taller Conocer Sevilla del Distrito Nervión realizar, de manera periódica, una serie de encuentros y visitas a los monumentos más destacados de la Sevilla histórica. En esta ocasión, acompañados por la delegada del Distrito, Pía Halcón, que realiza habitualmente visitas a estas clases para comprobar in situ el desarrollo de los mismos, visitaron varios enclaves del casco histórico en el que pudieron comprobar cómo la ciudad ha conservado los más interesantes exponentes de su historia.

En esta ocasión, junto a la monitora, Teresa Avilés, han visitado el Corral del Conde. Fue la primera parada en un edificio denominado así por haber pertenecido al Conde Duque de Olivares. Su origen es musulmán, aunque su disposición actual responde a la arquitectura popular del siglo XVIII, habiendo mantenido hasta la actualidad sus características formales y estructurales pues no se han producido cambios de usos ni grandes transformaciones respecto a su configuración inicial.

Posteriormente, pasaron a visitar el Convento de Santa María de los Reyes, fundado en diciembre de 1611 para las religiosas dominicas previa licencia del arzobispo Pedro de Castro. La construcción se realizó sobre unas casas que albergaron antiguas cárceles de la Inquisición.

Por último, la Casa de Pilatos, considerada prototipo de palacio andaluz. El origen de su nombre proviene de un Vía Crucis que se comenzó a celebrar en la ciudad en la década de 1520, que durante el siglo XVI sería el germen de la Semana Santa en Sevilla.

Este taller, además de su interés formativo, supone un estímulo para el aprendizaje de los alumnos. «Son todos unos enamorados de la ciudad», destacó la delegada, «por eso este taller es uno de los más demandados de cuantos ofertamos».