A principio de julio llegaron arrasando las rebajas de verano. Cuando el mes estaba bien avanzado, irrumpieron en las tiendas las famosas segundas rebajas, y ahora, a sólo quince días de que finalice el mes de agosto, los comerciantes cuelgan el cartel de «Remate final», pero que no se preocupen los sevillanos, porque para aquellos que hayan estado despistados o todo el verano en la playa aún quedan las «Ofertas especiales».

Y es que cada vez se alargan más las rebajas, legalmente como tal tienen que terminar en el último día del mes de agosto, pero los empresarios consideran este tiempo de descuentos como una época en la que pueden darle salida a toda la ropa y complementos de la temporada de verano y de buenas ventas.

Al menos eso es lo que confiesa Eduardo Rafael Barón, trabajador de la zapatería Ana Barbancho, situada en los alrededores del centro comercial Nervión Plaza, que destaca «estas rebajas nos han dejado sorprendidos, hemos superado los objetivos con creces y todavía se les ve a los clientes con ganas de comprar». Eduardo se siente muy satisfecho con los resultados y piensa que vienen dados porque la gente debido a la crisis «se queda en la ciudad y pica más».

La respuesta de Carmen López, dueña de la tienda con el mismo nombre, no es tan positiva. Asegura que ha vendido gracias a que sus clientas son unas incondicionales y a que su tipo de ropa es muy específica, pero confiesa que «a medida que ha ido transcurriendo el verano se ha vendido mucho menos. La gente ya está pensando en comprarse los primeros abrigos para el invierno».

Este último es el caso de Miriam Flores, clienta de una de las tiendas de Nervión, que declara que «ya se me van los ojos hacia la ropa de invierno». Tanto Miriam como Regina, la amiga que la acompaña, desvelan que «algún trapillo más de verano caerá, pero con lo que han comprado es este tiempo ya tienen suficiente».

Los meses de verano ya están llegando a su fin, pero en Sevilla todavía queda mucho tiempo de altas temperaturas. Aquellos que no se hayan animado deben saber que les queda por lo menos un mes entero de descuentos en las tiendas y que los precios pueden bajar aún más, como han revelado mucho de los comerciantes de la zona de Nervión.