Rebajas, esa época del año que hace que la gente se ponga frenética, nerviosa, en estado compulsivo, esa etapa en la que los compradores adquieren cosas innecesarias y caprichos. Esa palabra, rebajas, reza hoy en todos y cada uno de los escaparates de las tiendas de la ciudad de Sevilla. En el centro comercial de Nervión Plaza son las siete letras más mencionadas, pero no en el contexto en el que se venía usando años atrás, «ahora las rebajas, ya no son los que eran», o eso es lo que dice Ana Galindo, dependienta de la tienda Mi Mat mamá.

«La gente prescinde de comprar ropa, todo el mundo tiene algo que ponerse, y si no hay dinero, tampoco es necesario comprarse los últimos modelos de temporada», añade Ana, que asegura que las ventas han caído mucho estas Navidades. «Es que no hay dinero», repite y añade, «incluso pusimos las rebajas el día 2 de enero, y ni de esta forma hemos aumentado las ventas».

En el segundo día oficial de rebajas, en las calles no se percibe el ambiente habitual de estas fechas. Hay fácil acceso a las tiendas y las colas para pagar  son sólo un poco mayor que las normales. Muchos de los transeúntes miran los escaparates pero no compran, Ángeles Martínez, es una de ellas: «No pienso comprar nada hasta que bajen más los precios, de momento no veo grandes ofertas, esperaré a las segundas rebajas». Su acompañante, también va con las manos vacías, piensa que todavía quedan muchos días de descuentos y más adelante encontrará los artículos más baratos.

La nota más positiva la pone, Beatriz Sánchez, dependienta de la tienda de complementos, Aldebarán, ella comenta que están haciendo una gran temporada, «desde que pusimos las rebajas, el día 2 de enero, hemos tenido mucho público y buenas ventas». Por su parte, en el comercio de productos cosméticos, Flormar, han bajado los precios hasta el 70 por ciento, muchos de los expositores están vacíos, José Manuel Carrión, trabajador de esta tienda, asegura que los clientes, el domingo, arrasaron con todo, «productos que valían 15 euros ahora valen 3, las personas agradecen estos descuentos ».

Como siempre, la moneda tiene dos caras, hay diferentes perspectivas del éxito o fracaso de las rebajas de 2013. Sólo queda esperar al 28 de febrero, que es cuando finalizan, para conocer el balance real de este tiempo de ofertas.