José María Fernández y Conchita Pando son un joven matrimonio unidos, obviamente, por amor pero no sólo por esto, sino también por la pasión a una profesión, ambos adoran la publicidad. Se conocieron cuando realizaban sus estudios de formación profesional en publicidad y relaciones públicas. Siempre se han dedicado a este sector por separado, pero hace un par de años debido a que los dos se quedaron en paro decidieron emprender una nueva aventura empresarial juntos y crearon Pando, impresión digital más diseños.

Cuenta José María que hasta que abrieron la tienda todo fue muy complicado «a los emprendedores no nos ponen las cosas fáciles, por lo menos en mi caso, la apertura del negocio se retrasó a causa del papeleo». Inconvenientes que dejaron atrás cuando inauguraron la tienda, desde ese momento todo ha ido rodado, «es verdad que hemos abierto en plena crisis económica, pero como no hemos conocido la buena época como empresarios pensamos que nos va muy bien» indica el joven emprendedor. Una de las cosas de las que se sienten más orgullosos es que están dando trabajo a otras personas, empezaron ellos dos solos y ya tienen a tres empleados más.

El comercio está situado en Viapol, la pareja reconoce que el lugar donde se encuentran no fue estudiado sino que se lo ofreció el Grupo San Eloy, familiares suyos, y que están encantados. «Teníamos clara la idea de lo que íbamos a montar, fue ahí cuando nos ofrecieron el lugar y lo vimos perfecto, ya que este barrio tiene vida prácticamente las 24 horas del día» explica Conchita.

«La recompensa del trabajo bien hecho es la recompensa de hacer más trabajos bien hechos» con esta máxima empezaron su periplo en el mundo empresarial y hasta el momento no les ha ido nada mal. Muchos negocios han confiado en ellos para que le hagan desde el diseño de la imagen corporativa de la empresa hasta la decoración digital del espacio con lonas, vinilos, papeles fotográficos… Ellos se encargan de todo, incluso del montaje.

Según José María para ellos es muy importante llegar a todo tipo de clientes por eso tienen una amplia gama de servicios, no sólo trabajan para empresas también tienen su rincón dedicado a los particulares. Uno de los productos que más éxito tiene es la impresión de fotografías en diferentes soportes, fundas de móvil, parchís, tazas y muchos más objetos personalizados que han sido el regalo estrella de las pasadas navidades.

Este matrimonio considera que con ganas todo es posible, trabajan en pareja, algo que es complicado pero que ellos llevan a la perfección y que van a seguir haciendo para sacar adelante un sueño de dos.