Con una base en forma de pendiente o de peineta de flamenca se pueden hacer diseños muy atractivos para las ferias y romerías típicas de nuestra tierra. Hay muchas técnicas para decorarlos, pero hay una muy especial, importada de Francia, que se trabaja con cromos, pintura y barniz. Parece fácil, pegar unos cromos, una mano de pintura y un poco de barniz, pero como en  muchos otros asuntos, nada es lo que parece, detrás de los bonitos diseños, hay muchas horas de trabajo, paciencia, originalidad y una metodología bien elaborada.

Todo esto lo sabe muy bien Lola Álvarez, diseñadora de complementos y enamorada de esta técnica, «horas, muchas horas, son las que hecho en cada artículo, soy muy perfeccionista, y con los materiales que trabajo tengo que ser muy cuidadosa porque cualquier paso mal hecho puede fastidiar el complemento», afirma Lola. Cada mañana cuando se levanta se va a comprar materiales a distintos puntos de la ciudad de Sevilla y luego las tarde las dedica a sus creaciones. Asegura que trabaja hasta altas horas de la madrugada, «estoy buscando nuevos métodos para agilizar el trabajo porque, por ejemplo, el secado de la pintura es muy lento, pero de momento no lo he encontrado». Sin embargo, a pesar de ser un proceso largo y laborioso, declara que está encantada con su nuevo oficio y que no le importa dedicarle las horas que haga falta.

Esta afición, que ya la practicaba con tan sólo 15 años, le ha devuelto la ilusión por muchas cosas, dice que tiene grandes  inquietudes y numerosos proyectos. «He estado dos años en paro y no veía salida, de repente una noche en mi casa decidí hacerme mis propios complementos para la feria porque no encontraba ninguno que me gustase, y para mi sorpresa cuando mis amigas y conocidas los vieron me empezaron a hacer encargos». Satisfacción es lo que sintió en ese momento, como comenta. Está preparada para trabajar todo lo que haga falta, para hacer de esto su nueva profesión. Le encanta escuchar y saber un poco más de las clienta, porque lo que más le importa es que cada persona sienta que el complemento se lo han hecho para ella.

Actualmente tiene a la venta peinetas, pendientes y pulseras, pero pronto va a empezar a abrir el abanico de productos. Por último, indica que entre sus metas está preparar una buena colección para la feria del año que viene y hacerse un hueco en este mundo a través de mercadillos.