A la pregunta: «¿Cuanto se vas a gastar en las rebajas?», estas son las respuestas: «Invertiré el dinero en lo que necesite realmente», «no tengo dinero para caprichos», «por ahora nada, porque no me parece que haya buenas ofertas». Se podría decir que tras estas contestaciones no se augura una buena temporada de rebajas. En un paseo por las calles más comerciales de Nervión, hemos aprovechado para hacer un balance de lo que será esta época de descuentos en la ciudad de Sevilla.

Pocas declaraciones hacen presagiar unos buenos resultados. En líneas generales la mayoría de los entrevistados han declarado que no piensan gastar mucho dinero en estas rebajas, sólo el realmente necesario. Antonio Martín, estudiante de empresariales, está mirando el escaparate de una zapatería, «me hacían falta unos botines de deporte y he esperado a que empezaran las rebajas para comprármelos». Según cuenta le regalaron dinero por Reyes y lo ha aprovechado para hacer estas compras. En el mismo caso se encuentra Miriam Benítez, actualmente en desempleo, dice que sólo se gastara los 100 euros con los que le obsequiaron estas Navidades a través de una tarjeta regalo. Confiesa que si el dinero se lo hubiesen dado en metálico no invertiría «absolutamente nada».

Desilusión generalizada en las caras de los compradores, pocas prendas en las manos, y como mucho dos artículos por cada cliente que está en la cola de una conocida tienda española.  «Parece que han sacado las colecciones de hace cuatro años, no me gusta nada la ropa, estoy segura que éstas no son las prendas de esta temporada», son las palabras de indignación de María Romero, empresaria, que tras observar el espacio dedicado a las rebajas se ha ido directamente a la ropa de nueva temporada. «La verdad, no he gastado nada en rebajas porque todo lo que me he comprado ha sido de nueva temporada», comenta María.

Por su parte, Ruth Badillo, confiesa que se ha gastado más de 400 euros, con ella la media ha subido, desvela que aprovecha estas fechas para comprar porque las grandes marcas hacen muy buenos descuentos, «compro artículos que son muy caros a muy buen precio».

La mayoría de las respuestas no son muy alentadoras, cada uno en su medida gastará más o menos, pero lo que está claro que todos portaban una bolsa de compras en las manos.