La iglesia parroquial del Santísimo Redentor, en el barrio de Nervión, dispone desde el pasado martes de una capilla anexa, cuya construcción da cima a un proyecto concebido con ocasión del cincuentenario de la parroquia (1962-2012) para dotar de un espacio de oración y celebración más acogedor y cercano a un templo, obra del arquitecto Fernando Barquín Barón, con casi mil metros cuadrados y una capacidad para más de 500 personas sentadas. La nueva capilla, con aforo para cien personas sentadas, es debida al arquitecto José Manuel Meléndez, de J. M. Meléndez Arquitectos S. L. P., que además de feligrés es hermano mayor de la Hermandad Sacramental.

Las obras de construcción de la nueva capilla comenzaron en la Pascua de Resurrección de este año. Seis meses después, el nuevo espacio quedó bendecido e inaugurado el pasado 22 de octubre con una misa presidida por el párroco, Dionisio Fernández Campos CSSR, con presencia del superior provincial de los Redentoristas de España, Pedro López Calvo CSSR, y su vicario, Rafael Alonso Crespo CSSR. Asistieron a la ceremonia más de 200 personas, muchas de las cuales participaron tanto en la Palabra como vistiendo simbólicamente el nuevo altar. También estuvo animada por el coro de misa de niños y Sevilla28. En la acción de gracias, el párroco expresó que la capilla era un deseo, tanto personal como de la parroquia, que se ha visto cumplido.

El arquitecto, José Manuel Meléndez, ha procurado mantener en su diseño la continuidad con la iglesia, pero al mismo tiempo ha ofrecido un recinto moderno y novedoso. La capilla, cuyo espacio celebrativo es íntimo, presenta una decoración sobria, centrada en una gran cruz de mármol que trasluce la luz del exterior. También permitirá, ocasionalmente, el uso de dos espacios al mismo tiempo, con lo que mejora la oferta pastoral y celebrativa de esta parroquia de Nervión. La nueva capilla  ofrecerá un servicio de columbarios para el depósito de cenizas, lo que supondrá una fuente de ingresos para la economía parroquial.

La capilla, un proyecto propuesto en su día a la feligresía tras acuerdo del equipo parroquial sacerdotal, la comunidad de misioneros redentoristas y el consejo económico, permitirá disminuir los gastos. El nuevo espacio está construido de tal forma que el consumo de luz será menor que el que precisa el enorme templo parroquial, de 43 x 23 metros, que fue bendecido en 1961, un año antes de la inauguración de la parroquia por el cardenal José María Bueno Monreal.

Fotografía: Jorge Aguilar