La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Sevilla ha aprobado el modificado para la obra del Parque Central de Bomberos, ubicado en la calle Demetrio de los Ríos, bajo el puente de San Bernardo, por valor de 117.069,47 euros, con lo que el presupuesto inicial se eleva a 786.170,19 euros, un modificado que «permitirá concluir las actuaciones en cinco semanas».

El portavoz del equipo de gobierno municipal, Francisco Pérez, ha informado de que estas modificaciones no suponen estrictamente una obra de conservación o estructura, sino un traslado tecnológico a La Ranilla que «no estaba previsto por el gobierno anterior, que no tenía la filosofía del centro de coordinación único en La Ranilla», además de incluir otras «pequeñas mejoras», relativas a agua o al sistema de voz y datos.

«Es una decisión estratégica que mejorará la coordinación en casos de emergencias y actuaciones conjuntas», recalca, indicando que es «muy importante terminar con esta reivindicación histórica y que se tenga un parque moderno». Tras señalar que las obras de emergencia se están desarrollando «ahora después de comenzarse a plantearlas en 2008». Pérez no ha descartado al proyecto del PP para realizar un nuevo parque central para los bomberos, aunque advierte de que la situación económica «no está para hacer macroproyectos».

La clave de esta modificación del proyecto inicial estriba en la decisión de trasladar el centro de control de este servicio al nuevo edificio de la Delegación de Seguridad Ciudadana, aspecto no contemplado en el proyecto inicial, cuya redacción comenzó durante la etapa anterior.

«La creación de una sala de coordinación, mando y control en el edificio de la nueva sede de Gobernación en La Ranilla es una decisión estratégica que permitirá mejorar la coordinación permanente de los diferentes servicios que actúan en casos de emergencia en la ciudad y facilitará la utilización común de los medios técnicos respectivos cuando la situación lo requiera, y se enmarca en la actualización del Plan de Emergencias de la ciudad de Sevilla», según señalaba el Ayuntamiento con anterioridad.

El Consistorio, en ese sentido, defiende que si se hubiese mantenido el proyecto original sin tener en cuenta estas nuevas circunstancias en la ejecución de la obra, «se hubiera hecho proceder con posterioridad al desmontaje o demolición de parte de lo ejecutado, con la consiguiente afección económica». Asimismo, el modificado incluye una serie de mejoras solicitadas por el propio Cuerpo de Bomberos en beneficio del servicio, tales como la mejora de la instalación que da servicio al llenado de los depósitos de agua de los vehículos mediante la dotación de un punto de suministro adicional al existente, una adecuada instalación de voz-datos para las dependencias administrativas del parque central o reparaciones en los aseos.

Paralelamente, durante la ejecución de las obras se han detectado nuevas patologías en el edificio que no habían sido puestas de manifiesto por los estudios previos realizados, a las que se da solución técnica en el proyecto modificado. El delegado de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Sevilla, Juan Bueno, ha destacado que «pese al retraso no podemos dejar de felicitarnos porque una reivindicación histórica como es la reforma del Parque Central vaya a ser una realidad en breve».

Así, ha resaltado «el esfuerzo de la Gerencia de Urbanismo para agilizar todo lo posible la tramitación del modificado» y ha mostrado su «gran satisfacción ante el hecho de que los Bomberos recuperen estas instalaciones en pleno centro de la ciudad con las mejores condiciones para el desarrollo de su importante labor».