Más de mil lotes de comida han sido entregados a las Cáritas parroquiales del Distrito Nervión tras el acuerdo de destinar los gastos que generaban las recepciones en la caseta municipal a este fin benéfico.

«Suprimir las recepciones durante la pasada Feria nos ha permitido destinar esta ayuda a tantas familias de Nervión que lo están pasando mal y que son atendidas por los voluntarios de Cáritas», según la Delegada, Pía Halcón.

En concreto, han sido cinco las parroquias a las que se han destinado estos lotes de comida: la Concepción, San Benito, los Redentoristas, San Bernardo y La Milagrosa, que entre todos atienden a centenares de familias cada mes.

Los lotes estaban compuestos por comida no perecedera como pasta, legumbres, o envases de conservas. Además, se han repartido otros mil litros de leche, en función del volumen de familias atendidas en cada Cáritas parroquial.