El portavoz municipal socialista, Juan Espadas, registró ayer en el Pleno una pregunta destinada a conocer si Zoido ha cumplido con el compromiso de entregar bonos de residentes a los comerciantes, trabajadores o estudiantes de las calles en las que se ha ampliado la zona azul y donde más protesta ciudadana ha encontrado.

Para Espadas, «la estrategia del gobierno de Zoido en barrios como Bami donde la contestación vecinal contra la zona azul es muy significativa y donde se ha constituido plataforma de afectados entre trabajadores, comerciantes y estudiantes, ha sido la de anunciar bonificaciones en el pago de la tarifa que situarían a estos colectivos al mismo nivel de los residentes, es decir, teniendo acceso a la tarjeta anual de 80 euros».

Ésta fue precisamente una de las alegaciones que presentó el PSOE contra la ordenanza fiscal por la que el gobierno municipal aprobó en noviembre pasado el precio por aparcar en zona azul. La propuesta socialista que buscaba aminorar el impacto recaudatorio sobre estos colectivos mientras se andaban los pasos para la paralización de la ampliación de zona azul, fue entonces rechazada por la delegada de Hacienda argumentando no haber encaje legal para ello además de ir contra la propia filosofía de cobrar por aparcamiento.

La extrañeza de los socialistas se produce cuando tanto el delegado del distrito Sur –incluso con recogida de datos de interesados- como el propio responsable de Movilidad han ofrecido en reuniones la posibilidad de acceder a estos bonos de residentes tanto a comerciantes como a trabajadores de Bami y a estudiantes universitarios de la zona de Pirotecnia, e incluso han hecho pública su disponibilidad de negociar estas exenciones con «cualquier colectivo que se interese, ya sean mercados de abastos, asociaciones de comerciantes o trabajadores de centros hospitalarios».

Transcurridos casi dos meses desde la entrada en funcionamiento de la ampliación a 7.200 plazas de la zona azul, Espadas quiere saber cuántos bonos de residentes ha entregado el gobierno de Zoido, a quiénes, con qué procedimiento reglado y en qué condiciones, «toda vez que se no se ha producido ninguna modificación de la ordenanza fiscal que permita acceder al pago reducido para otros sevillanos que no sean estrictamente residentes acreditados en las calles señaladas».

«Mucho nos tememos que haya sido otra maniobra de engaño y humo de Zoido para amortiguar la opinión en contra que rompe el mito la zona azul consensuada, tal y como esta misma semana revelaba también una encuesta en la que el 73 por ciento de los sevillanos se manifestaba en contra de la decisión del PP. Es el único proyecto propio de Zoido, la única decisión de calado para la ciudad en tres años en la que le ha perdido el afán recaudatorio», explica el portavoz socialista.

En el caso de que no se haya producido ninguna de las entregas de bonos anunciadas durante semanas, Espadas quiere saber si se mantiene la oferta a los colectivos no residentes afectados y si para ello se va a llevar a pleno la modificación de la ordenanza fiscal que permita las exenciones, tal y como pedía el PSOE, y una nueva resolución del delegado de Movilidad aclarando los perfiles de beneficiarios «para que los sevillanos puedan tener acceso a dichas bonificaciones con total transparencia y criterios objetivos mientras seguimos trabajando para paralizar esta ampliación sin sentido ni consenso», concluye.

El Delegado de Movilidad del Ayuntamiento de Sevilla, Juan Bueno, ha respondido a las declaraciones de Juan Espadas, esgrimiendo que «los residentes están respondiendo favorablemente a la implantación de la zona azul»