«Empezamos nuestra chicotá solidaria. Ahora es el momento de echar a andar por las calles de la Sevilla que nos necesita; esa Sevilla que no está para aplausos, saetas, piropos ni mecías, esa Sevilla que llora su pena en silencio y de la que como sevillanos y cofrades formamos parte». Así abre el blog de los «pilateros», un blog hecho por los costaleros la Sagrada Presentacion de Jesús al Pueblo de la Hermandad de San Benito, de esta forma anuncian una magnífica labor que están llevando a cabo para recaudar alimentos para los más necesitados.

No quieren identificarse, no quieren decir sus nombres, sólo quieren hacer público que son la cuadrilla del misterio de dicha hermandad y que no quieren reconocimiento alguno por esta acción solidaria, sólo quieren ayudar a los sevillanos que no tienen para comer en una época complicada. Su reto: Conseguir los kilos que pesa el paso que sacan el Martes Santo a la calle en comida. En total 2.400 kilos de los que ya, en aproximadamente un mes, han recaudado más de 1.400.

Según cuentan la idea surgió en una matanza que hicieron en Morón. Tras un debate sobre el mal momento que atraviesa el país y la falta de recursos que sufren las personas, decidieron poner en marcha, lo que ellos llaman, «la chicotá solidaria». A partir de ese día se pusieron en marcha y comenzaron a darle forma a este plan. Han establecido unas fechas concretas para las recolectas, hasta el ahora ya se han llevado a cabo dos, la próxima será el día 9 de febrero cuando realicen el primer «ensayo».

Desvelan que en un principio la intención era conseguir este desafío entre los componentes de la cuadrilla pero se han sorprendido gratamente porque muchas personas de la hermandad y ajenas a ésta están colaborando. Quizás por el boca a boca o porque lo han leído en el blog o simplemente porque «más de uno tiene un primo, hermano, sobrino o vecino en paro que no tiene para comer y se ve identificado con ellos».

Una causa que está dando alimentando a muchos vecinos de Sevilla. De los 1.480 kilos recogidos han entregado la mayoría a la bolsa de caridad de la hermandad, ya que desvelan que hay personas que lo están pasando muy mal, 125 kilos han sido destinados a las Hermanas Clasrisas, a las que les une un especial cariño y 235 kilos han sido enviados al Banco de Alimentos.

Tan sólo les queda recoger 819 kilos, al ritmo que van los conseguirán muy pronto, si es así aseguran que continuarán con la recaudación hasta el Viernes de Dolores, fecha que en principio se pusieron de límite para conseguir el reto.