Aunque se encuentra a varios kilómetros del Hospital que lleva décadas en el Distrito Nervión, la Ciudad San Juan de Dios es un trozo del barrio ubicado en el término municipal de Alcalá de Guadaíra. Quizá esa lejanía, sumado a su ubicación a pie de carretera, no haga pensar que este centro sea un trozo de Nervión fuera del propio Distrito.

Pero la Ciudad San Juan de Dios, regentada por los hermanos de esta orden y que cuenta con decenas de profesionales, voluntarios y trabajadores, realiza una labor callada y extraordinaria con niños discapacitados que tienen estas instalaciones como su segundo hogar.

La Delegada del Distrito Nervión, Pía Halcón, ha visitado este centro invitada por los propios hermanos de la Orden, así como de voluntarios que querían darle a conocer la importante labor que se realiza con cientos de niños.

«Ya había tenido oportunidad de conocer este centro, pero cada vez que vengo es más sorprendente y me voy más emocionada aún porque son un ejemplo inagotable de solidaridad y amor con los más débiles», indica Halcón.

Este centro de acción social presta educación-asistencial y laboral a personas con discapacidad intelectual gravemente afectadas (medio, severo y profundo).

Su historia se remonta al año 1969, cuando se inaugura siendo el Superior Provincial Fernando Lorente López y Superior del centro Serafín Madrid Soriano. Empezó a funcionar el 1 de octubre de dicho año.

Según el actual director gerente del Centro, Esaú Pérez Jiménez, aunque las instalaciones son muy avanzadas, «su mantenimiento para prestar servicio a tantos menores es muy elevado». Una de las reivindicaciones más urgentes que necesita el centro es adaptar la piscina actual con la que cuentan para poderla utilizar en tratamientos terapéuticos con los niños.

«Actualmente casi ni la podemos utilizar porque nos han exigido cambiar el sistema de succión y necesitamos cubrirla para que los niños la puedan utilizar todo el año», indica Pérez.

Hay que recalcar que esta actuación, para la que solicitan la ayuda económica, «no se hace con un fin lúdico, sino médico, ya que la piscina es necesaria para que muchos niños mejoren su situación gracias a tratamientos médicos», señala.

La intención es iniciar una serie de actividades para lograr recaudar el dinero necesario para la obra.

Los servicios

En el centro se oferta una cartera de servicios como Centro de Educación Especial, con 15 unidades de Educación Básica Obligatoria (E.B.O.), 13 unidades de Programa de Transición a la Vida Adulta (P.T.V.A.) y cuenta con una residencia para personas con Discapacidad Intelectual.

Además, sus instalaciones acogen una residencia para personas gravemente afectadas (R.G.A.) y desarrolla para otro programa específico para atención a menores discapacitados gravemente afectados en situación de exclusión y riesgo social.

Asimismo, funciona como Residencia escolar para alumnos con necesidades educativas especiales graves y permanentes.