En Luis Montoto hay una tienda, Fiestamanía, que se renueva por fechas, fiestas y acontecimientos populares, adaptándose a las tradiciones sevillanas. En Navidad se pueden encontrar disfraces de Rey Mago, de Papa Noel, de pastora, de Virgen… Cuando llega febrero, este comercio se convierte en el espacio favorito de los más carnavaleros, hay de todo, máscaras, sombreros, antifaces, y mucho otros atavíos. ¿Y cuando llega Semana Santa? Cuando llega esta época tienen todo lo necesario para escenificar una procesión en miniatura, ropa de mantilla, de costalero, de guardia civil o de músico.

Esta tienda del barrio de Nervión se ha ido adaptando a los tiempos, «el Viernes de Dolores se ha convertido en un día de fiesta en todos los colegios, antes los pequeños se hacían sus propios disfraces con cartulinas y otros materiales, pero desde hace unos años las escuelas hacen verdaderas salidas procesionales en tamaño mini», declara Sonia Francés, socia de Fiestamanía. Según cuenta, la idea de confeccionar estos trajes típicos de la semana grande de Sevilla, surgió cuando muchas madres, de los colegios cercanos, empezaron a acercarse a la tienda para pedir la mantilla y el costal.

Tras ver la necesidad de estas mujeres, contrataron a una costurera para que diseñara esta vestimenta en tallas pequeñas, «tuvimos que contratar a una persona para que nos hiciera la ropa porque los proveedores a nivel nacional no fabrican este tipo de disfraces al ser una indumentaria muy típica de nuestra tierra», indica Francés. Normalmente atienden a particulares, pero también les hacen encargos desde los colegios. El año pasado vendieron más de 50 trajes de mantilla.

El atuendo se vende completo. Para las niñas la ropa de mantilla, desde los guantes o el vestido hasta la peineta. Para los niños el típico fajín y el costal. Y para aquellos que prefieran ejercer el mando, está el traje de guardia civil, con su tricornio y bigote incluido. «La niñas se van muy felices con su disfraz, ellas son muy presumidas y les encanta vestirse de mayores», resalta Sonia.

Esta semana ya han recibido numerosos pedidos, a los trabajadores de esta tienda les quedan unos días muy ajetreados, pero tras la Semana Santa no se pueden relajar porque viene las Cruces de Mayo, y como para cada ocasión, también ofrecerán el atuendo perfecto para esta época del año.