Las cubiertas de la Real Fábrica de Artillería de Sevilla «estrenan» imagen después de la labor de limpieza a la que están siendo sometidas desde la pasada semana, dentro del proyecto de actuación elaborado por la Gerencia de Urbanismo para este inmueble del siglo XVII, uno de los emblemas del Distrito Nervión.

Las cubiertas se encontraban en un lamentable estado de conservación y era una de las actuaciones más urgentes que requería el edificio, después de los estudios realizados por los técnicos del Servicio de Edificios Municipales. «Las hierbas secas que cubrían las cubiertas llegaban a tener la altura de una persona», asegura la delegada del Distrito, Pía Halcón. «Era prácticamente imposible transitar por las cubiertas puesto que el follaje lo dificultaba», asegura.

Estas hierbas provocaban además que las raíces crearan filtraciones de agua en el interior de la Fábrica durante los días de lluvia. Era una de las patologías más graves del edificio, por lo que su limpieza era «prioritaria y necesaria» a la hora de «garantizar la conservación y mantenimiento de la Fábrica», según Halcón.

Para estas labores de adecentamiento y limpieza, Urbanismo ha destinado 150.000 euros y son «el primer paso» para la recuperación de este espacio de más de 20.000 metros cuadrados. «En los próximos días se iniciarán los trabajos de mantenimiento de la fachada de la Fábrica y pondremos el punto y seguido en un proceso de rehabilitación que lleva anclado décadas», precisa la delegada.