La escuela de baile Los Reyes del Mambo ha sido este pasado fin de semana un fiel reflejo de la unión entre diversión y solidaridad. La organización SOS Ayuda Sin Fronteras ha aprovechado el 12 aniversario de esta academia para organizar una gran fiesta, en la que además de bailar, el objetivo principal era recoger material escolar para los niños de África.

Como cada año, dicha ONG organiza la caravana solidaria para África, Javier Rivas, presidente de esta institución, lleva 20 años haciendo esta gran labor, «voy de dos a cuatro veces al año a llevar ayuda humanitaria, las fechas ineludibles son Semana Santa y verano, en esta última es cuando mejor lo pasamos porque los niños están de vacaciones y hacemos muchas actividades». Todo comenzó a principio de los años 90, cuando Javier participaba en una carrera del mundo del motor en el continente africano.  Al ver la necesidad y precariedad en la que vivían los pequeños de allí decidió aprovechar cada viaje que realizaba con motivo de las competiciones para llevar alimentos, prendas y material escolar,  «fue tal el cariño que me daban en cada visita que finalmente me di cuenta que prefería ir para ayudar en vez de ir para competir, de esta forma fui contándoselo a mi gente y se ha convertido en tradición».

Está muy satisfecho porque cada vez se une más gente a esta misión. «Hemos creado una página en Facebook para dar a conocer el proyecto, y sólo en 48 horas ya teníamos más de 100 seguidores» declara Javier muy contento con la respuesta ciudadana. En esta ocasión se reunieron para recaudar material en la sala 56, con un resultado muy positivo, consiguieron recolectar provisiones para más de tres aulas. Desde ahora, y hasta el próximo mes de marzo, cuando parta la caravana, harán muchas recogidas más con el fin de llevar la máxima ayuda posible al continente vecino.

De momento se han apuntado a este viaje humanitario 40 personas. En total, dos camiones, siete vehículos de la ONG y un gran número de coches particulares de los voluntarios cargados de material escolar, alimentos de primera necesidad y ropa que sacarán un año más la sonrisa de estos niños.