Recientemente, la Congregación de las Hermanitas de los Pobres realizaban un llamamiento a la generosidad de los sevillanos para que colaboraran donando, principalmente, leche para los ancianos de la residencia. Es uno de los productos que más se consumen a diario, básico para la salud de los ancianos, y en estas fechas de frío es más necesario y necesitan más cantidad de la habitual.

Los alumnos de los talleres de Fotografía Digital Avanzado, Informática e Inglés del Distrito Nervión que se imparten en la sede del Centro Formación Mercado de Marqués de Pickman no se lo han pensado dos veces cuando tuvieron noticia de este llamamiento. A través de su Directora, Rosario Salas, los monitores movilizaron a los alumnos y, durante las últimas semanas, han aportado bricks de leche, café, azúcar y papel higiénico, que eran las principales necesidades que trasladaron las Hermanitas, y también galletas, legumbres y otros muchos productos que espontáneamente han aportado.

Este jueves, la delegada del Distrito, Pía Halcón, y la Directora del Centro Formación Mercado, Rosario Salas, hacían entrega simbólica a la superiora de la orden, Sor María Josefa, de esta aportación que «demuestra la generosidad de los alumnos de nuestros talleres, y la magnífica labor que realizan las Hermanitas de los Pobres con tantos ancianos», según la Delegada.

La Congregación de las Hermanitas de los Pobres es toda una institución en el Distrito Nervión. «Sería imposible resumir la importante y callada labor que llevan a cabo en su asilo de la calle Luis Montoto, junto a la parroquia de San Benito y la Avenida de la Buhaira. En sus instalaciones, se atienden a centenares de ancianos con recursos que provienen, prácticamente, de la generosidad de los demás», indica la delegada.

Aunque hay que recordar que el llamamiento sigue abierto. Todos los que quieran donar pueden hacerlo de manera muy sencilla, acercando los bricks de leche a la propia residencia de las Hermanitas de los Pobres en la calle Luis Montoto, 43 (954 54 30 92). También necesitan otros productos como azúcar, café y papel higiénico.

Todos los particulares, instituciones, hermandades, asociaciones, pueden hacer llegar esta donación con la que ayudarán a centenares de personas mayores.

Desde su fundación en 1839 por Santa Juana Jugan, la Congregación empezó a extenderse rápidamente. Actualmente están también presentes en 32 países. Hoy, después de 175 años, la obra de Juana Jugan continua en cerca de 200 casas para los ancianos, en 31 países de los cinco continentes. Actualmente 2.800 Hermanitas cuidan a los ancianos pobres.