La vigesimoséptima edición del Rastrillo Nuevo Futuro se celebra en Sevilla esta semana, desde el 6 hasta el 9 de febrero, en el hotel Los Lebreros, situado en Nervión. La nueva edición de este tracicional mercadillo ha abierto sus puertas con el principal objetivo de recoger fondos para mantener los hogares de los niños más necesitados y para ofrecerles una formación educativa.

En un año complicado de crisis ecónomica tienen más ilusión que nunca en este proyecto, como ha comentado Fátima Medina, miembro de la asociación. «Lo que más nos preocupa en este momento es mantenernos, no queremos más, sólo queremos seguir trabajando por los niños como lo hemos hecho hasta el momento». Y es que como ha indicado Fátima la organización contaba hasta ahora con el apoyo de la Junta de Andalucía, que soportaba una gran parte de los gastos, exactamente el 83 por ciento del coste por niños y día, pero pronto esta ayuda se verá disminuida a causa de los recortes. Pero Medina ha destacado, que como año, tiene la esperanza de contar con la solidaridad de muchos sevillanos «que siempre se vuelcan con este acto».

En su tercer día de celebración se llevarán a cabo multiples actividades solidarias, entre ellas la multitudinaria jornada de tapas que estará amenizada con el espectáculo musical de Patri y Jaime y el grupo flamenco Musho Gitano.

Nuevo Futuro

Nuevo Futuro es una entidad sin ánimo de lucro que nació el 10 de abril de 1968 con el propósito de proteger y favorecer el desarrollo integral de la infancia y la adolescencia. En su fundación participaron diez personas convencidas de la necesidad de llevar a la práctica la idea de Carmen Herrero Garralda de defender al niño abandonado o privado de familia. Su pensamiento se materializó en la creación de hogares para menores en toda España. Su finalidad no sólo era la de servir de alternativa a los hospicios y orfelinatos, también la de cambiar y mejorar el sistema de acogida de niños por las administraciones públicas. Hoy día siguen trabajando con muchas ganas y tienen hogares en Madrid, Valencia y Sevilla. Además están presentes en 23 provincias de España.