La comisión ejecutiva de la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla, en una sesión celebrada el pasado 30 de abril, aprobó por vía de urgencia un nuevo estudio sobre las patologías arquitectónicas que sufren dos espacios concretos de la antigua Real Fábrica de Artillería, edificada en 1782 y declarada Bien de Interés Cultural (BIC). Este complejo de naves, talleres y almacenes de 20.372 metros cuadrados de superficie, como es sabido, ha sido recientemente sometido a obras urgentes de conservación pero sigue esperando un proyecto destinado a su restauración integral.

Fue el pasado mes de marzo, en concreto, cuando concluyeron las obras urgentes de conservación que la Gerencia de Urbanismo había encomendado a la empresa Auxiliar de Obras Andaluzas S.A. Aquellos trabajos en cuestión consistieron, básicamente, en la consolidación y resanado de las cubiertas y las fachadas del conjunto arquitectónico, que como reflejan diversos informes sufre no pocas deficiencias. En aquellos momentos, el concejal de Urbanismo y Medio Ambiente, Maximiliano Vílchez, anunciaba que la Gerencia de Urbanismo ultimaba la redacción de los proyectos técnicos destinados a mejorar los espacios del recinto arquitectónico conocidos como la Catedral y la nave de Carlos III, dos de las zonas más singulares y espectaculares del antiguo y emblemático complejo. La idea, según Vílchez, es actuar sobre el suelo, las cubiertas, las linternas y fachadas de nave identificada como la Catedral y sobre las cubiertas y estructuras de madera de la nave de nominada de Carlos III. Señalaba entonces Vílchez que la Gerencia de Urbanismo contaba ya entonces con un estudio patológico previo de cara a estas actuaciones.

La última sesión de la comisión ejecutiva de la Gerencia de Urbanismo, de cualquier modo y según la documentación recogida por Europa Press, ha aprobado, textualmente, «iniciar los trámites para la licitación del servicio de elaboración del estudio patológico en dos zonas de la Fábrica de Artillería». Como se recordará, un informe del departamento de Edificios Municipales fechado en mayo de 2011 avisaba ya de diversas deficiencias en el estado de conservación del monumento. Este informe, según la documentación consultada por Europa Press, exponía por ejemplo que «el techo del castillete de acceso a la escalera de las cubiertas presenta riesgo de caída en la zona de relleno intermedio, con desprendimiento material de acabado y ladrillo macizo de la formación del abovedado».

El estado del monumento

Otro informe del mismo departamento, pero fechado en junio de 2011, señalaba en la misma línea una «caída de material de bóveda que coincide con la escalera de desembarco de la escalera de acceso a cubiertas» como consecuencia «del mal estado del mortero». Este mismo informe aludía a «grietas en la clave y fisuras» en algunos arcos de medio punto de las bóvedas.

Merced a informes como estos, la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla prepara un proyecto de intervención integral destinado a sanear y consolidar todo el monumento, formado por diversas plantas de fundición, talleres, naves y almacenes, así como muros y patios diseminados por los 20.372 metros cuadrados del recinto. No obstante, y como se había informado, las labores previas a dicho proyecto de restauración integral pusieron de relieve la necesidad de acometer inmediatamente medidas urgentes de conservación en diversos elementos del recinto.