Un rotundo éxito para un concierto histórico de la Banda Sinfónica Municipal de Sevilla. Histórico, porque era la primera vez que la prestigiosa formación, dirigida por su subdirector, José Salazar, actuaba en el auditorio del Centro Cívico La Ranilla. También porque era la primera vez que actuaba en el Distrito Nervión después de que éste, por aprobación del Pleno Municipal, dedicara a la banda una calle justo en el lugar donde diariamente ensaya, junto al antiguo matadero municipal.

Del éxito dan fe quienes ayer abarrotaban el auditorio. Este concierto se enmarca dentro de la apuesta de la Banda Sinfónica Municipal por acercar la música a los diferentes barrios de la ciudad. El concierto «Nuestra Música» presenta una programación de calidad compuestas por piezas variadas de la música sinfónica española.

Unas doscientas personas que disfrutaron de un repertorio basado en composiciones costumbristas, como Don Manolito, pasodoble flamenco de Pablo Sorozábal, el poema sinfónico Una noche en Calatayud de Pablo Luna, El Bateo de Federico Chueca, Luisa Fernanda de Moreno Torroba, La Gran Vía de Chueca y Valverde y La boda de Luís Alonso de Gerónimo Giménez.

Esta institución cultural fue fundada en 1850 y es una de las agrupaciones musicales más antiguas de España, nacida con el nombre de Banda del Asilo de Mendicidad de San Fernando, participando en los actos más solemnes de la ciudad y realizando una gran difusión del patrimonio musical sevillano, convirtiéndose esta formación en un referente internacional, ya sea por su programación como por su calidad interpretativa.