El equipo de desarrollo solidario del Hospital San Juan de Dios de Sevilla ha realizado el balance del ejercicio de 2012 y en todo el año atendió a más de 200 familias del área de Nervión en situación de necesidad, sobre todo personas en exclusión social o riesgo de padecerla, infancia y mayores con dependencia.

La actuación de los servicios prestados por este equipo ha permitido que numerosas familias hayan podido pagar los recibos domésticos (agua, luz o gas), alquileres, comunidad, gastos farmacéuticos, arreglo de objetos del hogar o transporte. Además, en diciembre del año pasado se puso en marcha un proyecto novedoso para dar asistencia bucodental a personas sin recursos, que atiende cada viernes a una media de 8 personas.

En lo que respecta a la infancia, el hospital ha apoyado la atención temprana de 3 pequeños con dificultades en su desarrollo que no tienen cobertura de la administración pública. Además ha proporcionado ropa y calzado a 62 pequeños y diversos carros de bebé y cunas. Las ayudas a la infancia también han incluido lotes de productos de aseo y alimentos infantiles.

En cuanto a la ayuda que se ha prestado a mayores, 4 personas se han beneficiado del programa de voluntariado domiciliario, destinado a apoyar a personas dependientes con escaso o nulo apoyo familiar. Los voluntarios suponen un apoyo para su organización diaria, gestiones, compras o visitas médicas, proporcionándoles además compañía. El hospital también ha ofrecido apoyo de material sociosanitario.

Otra de las actividades características de este hospital es el apoyo al paciente hospitalizado y su familia. Puntualmente, el centro ofrece menús a los familiares con pocos recursos mientras dura el ingreso del enfermo. Los voluntarios ofrecen también sencillas meriendas a los usuarios que esperan ser recibidos en consulta, siempre con el objetivo de empatizar con los pacientes y familiares y que no se sientan tan solos mientras esperan sus pruebas.

Todo esto se hace gracias a las actividades que se van haciendo a lo largo del año, como conciertos solidarios, stands para realizar tomas de tensión en lugares transitados, venta de productos solidarios, rastrillos y chocolatadas. Todos los miembros de la organización participan en la elaboración de ideas innovadoras para recaudar fondos. La creatividad y la ilusión han sido determinantes para emprender acciones a través de las cuales están encontrando su correspondiente buena acogida entre los ciudadanos.