Una veintena de voluntarios del Hospital San Juan de Dios de Sevilla han participado esta semana en un curso sobre el acompañamiento familiar en clave juandediana. Esta actividad formativa forma parte del programa de cursos diseñado por el área de Voluntariado de la Provincia Bética con el objetivo de impulsar el papel de los voluntarios, aliados fundamentales en el proyecto de la Orden Hospitalaria San Juan de Dios, a través de debates e intercambio de ideas. En concreto, este es el primer grupo donde son los propios asistentes los que reflexionan sobre su práctica voluntaria.

Tras la presentación y la explicación del funcionamiento de este espacio, que ha corrido a cargo de la responsable de Voluntariado en la Provincia Bética, Isabel Borrego, el grupo se ha centrado en la temática del acompañamiento familiar y contó con la colaboración de Susana Herrera, como facilitadora del proceso.

El acompañamiento de un familiar en fases complicadas del enfermo es parte fundamental del papel de San Juan de Dios. Reconfortarle, apoyarle y hacerle sentir que está acompañado son actitudes propias de esa humanización de la asistencia y dignificación de la persona, valores que la Orden Hospitalaria San Juan de Dios ha potenciado a lo largo de casi 500 años.

Este papel lo desempeñan Hermanos y profesionales de esta casa, pero el voluntario es quizás esa persona que dedica tiempo a identificarse con el que sufre. Por eso San Juan de Dios apuesta por la formación de sus voluntarios, para sacar el máximo partido de su altruismo dotándoles de las herramientas adecuadas para gestionar este apoyo.

La experiencia, el debate y el intercambio de pareceres entre los propios voluntarios permiten mejorar su papel en la organización. Ese es el propósito del área de Desarrollo Solidario de San Juan de Dios a la hora de llevar a cabo el itinerario formativo que ha programado recientemente para especializar a los 900 voluntarios que colaboran con los distintos centros de la Provincia Bética.