La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, situada en el Distrito Nervión, ha recogido la medalla que le otorga el Parlamento Europeo con motivo del «Premio Ciudadano Europeo 2014» que le fue concedido este otoño a propuesta del eurodiputado popular Gabriel Mato.

El superior de la Provincia de Aragón, José Luis Fonseca O.H., acompañado de un amplio grupo de miembros de la Orden Hospitalaria de toda España, ha sido el encargado de recibir la mención en este evento, previo a la ceremonia de entrega de premios que se celebrará el próximo mes de febrero en Bruselas.

Gabriel Mato presentó la propuesta de conceder el premio a San Juan de Dios «por su dimensión social ligada a los valores consagrados en la Carta de Derechos Fundamentales de la UE, en especial la ayuda social», algo que el jurado reconoció con la elección de la Orden Hospitalaria como una de las organizaciones merecedoras de este galardón. En el acto de entrega, el eurodiputado ha vuelto a destacar que «cuando presenté esta candidatura no tuve ninguna duda en hacerlo. Era fácil, porque la Orden Hospitalaria San Juan de Dios, que atiende a personas en todo el mundo, a los más desfavorecidos en muy diversos ámbitos: médico-quirúrgico, social, en el ámbito de la dependencia, de cuidados paliativos… era merecedora de este premio».

José Luis Fonseca O.H. ha agradecido en nombre de toda la familia hospitalaria a Gabriel Mato y a todos los miembros del Parlamento Europeo que hayan reparado en la labor silenciosa y humilde que la Orden de San Juan de Dios realiza en todo el mundo con la vista puesta en mejorar la vida de los que más lo necesitan. Además, el superior Provincial de Aragón ha añadido que  «este premio Ciudadano Europeo 2014, como otros reconocimientos recibidos por nuestra lucha contra el ébola, nos anima y alienta a ‘hacer el bien, bien hecho’ con más ahínco y determinación, sabiendo que nuestra Hospitalidad es reconocida por las personas que atendemos en nuestros centros y la ciudadanía en general».

El director general de Centros de la Orden en la Provincia Bética, Juan José Afonso, ha manifestado que «este premio, otorgado por la Unión Europea, con todo lo que ello supone, lo recibimos en la Orden Hospitalaria con gratitud y alegría, porque gracias a reconocimientos como este, la labor de los hermanos, voluntarios y colaboradores se hace visible».

La misión y labores asistenciales y sanitarias, de cooperación internacional, desarrollo solidario y obra social de la Orden Hospitalaria han llegado a la sociedad en estos últimos meses a causa de los terribles acontecimientos desatados por la epidemia de ébola que azota a varios países africanos. «Sin embargo, San Juan de Dios estaba presente en África desde hace muchísimos años, con hermanos, misioneros y colaboradores que han asistido y asistirán a los que más lo necesiten con o sin ébola, con paz o con guerras, como la que atravesó el superior de la Provincia Bética, José Antonio Soria O.H., durante los años en que fue superior en el Hospital de Monrovia», añade Afonso.