La Velá de la Huerta de Santa Teresa se celebra este fin de semana en el Parque Sinaí, en las inmediaciones de la calle con el mismo nombre en el distrito de Nervión. Desde el 31 de octubre y hasta mañana domingo, los vecinos del barrio viven una fiesta que este año se encuentra limitada por las inclemencias del tiempo.

Todos los años coincide con la festividad de Santa Teresa, que es el 15 de octubre, pero el presidente del de la Asociación de Vecinos de la Huerta de Santa Teresa, Miguel Cáceres Granja, y los miembros del consejo de dicha asociación trasladaron el encuentro vecinal para este fin de semana, puesto que para ese día las previsiones meteorológicas advertían lluvias. Finalmente, en estos días tampoco el tiempo ha acompañado.

Esta celebración se lleva festejando desde hace siete años, la iniciativa partió de la idea de hacer una convivencia vecinal. En un principio se hacía en el parque donde ahora se encuentra el centro comercial Mirador pero la gran afluencia de público motivó que el punto de encuentro se trasladara a una zona más amplia, como reconoce Miguel Cáceres Granja, «el espacio se nos quedaba pequeño».

Este año no han tenido ayuda económica por parte del distrito, por lo que las actividades se han visto reducidas, un ambigú y un castillo hinchable son los reclamos para que los vecinos se acerquen. «Es imposible organizar algo de mayor envergadura, ya que la cuota mensual por socio asciende a un euro y medio y eso no da para montar grandes eventos», afirma el presidente de la asociación. De hecho ha destacado que este año, por la falta de presupuesto, se está cobrando dos euros cada vez que los niños se montan en el castillo hinchable, « pero es que no tenemos otra, habrá que pagarle al hombre que pone este servicio».

Miguel Cáceres asegura que esta edición esta siendo atípica puesto que están teniendo menos visitantes que en otras ocasiones. Él justifica este descenso exponiendo que, ni las condiciones climatológicas, ni la coincidencia con el puente de Todos los Santos, han favorecido a la velá». Sólo espera que el año que viene pueda reforzarla con actuaciones y que vaya mejor que en la presente ocasión.